Miércoles 22 de septiembre de 2021

Coronavirus: 22 países se consagraron a la Virgen de Fátima junto con España y Portugal

  • 27 de marzo, 2020
  • Fátima (Portuga) (AICA)
El obispo de Leiría-Fátima, cardenal Antonio Marto, renovó la consagración de Portugal y España, y de otros 22 países al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María
Doná a AICA.org

En un momento histórico para la Iglesia, el obispo de Leiría-Fátima, cardenal Antonio Marto, renovó la consagración de Portugal y España, y de otros 22 países al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, para pedir por los enfermos y el fin de la pandemia del coronavirus Covid-19.



La ceremonia se realizó en el Santuario de la Virgen de Fátima, este 25 de marzo.



Los otros 22 países que fueron consagrados, a pedido de sus respectivas conferencias episcopales, son: Albania, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Eslovaquia, Guatemala, Hungría, India, México, Moldavia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Kenia, República Dominicana, Rumania, Tanzania, Timor Oriental y Zimbabue.



“La ceremonia se realizó en la basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, junto a la imagen de la Virgen María habitualmente venerada en la Capilla de las Apariciones, y fue presidida por el cardenal Antonio Marto, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) con una antífona que se repitió en español y portugués: ‘Líbranos de la pandemia que nos aflige’”, informó la agencia Ecclesia del episcopado portugués.



“La Iglesia peregrina en la tierra, en Portugal y en España, naciones que son tuyas. Mira tu lado abierto, tu fuente de salvación, y suplica: en esta hora única de sufrimiento, ayuda a tu Iglesia, inspira a los gobernantes de las naciones, escucha a los pobres y a los afligidos, exalta a los humildes y a los oprimidos, sana a los enfermos y a los pecadores, levanta a los abatidos y desanimados, libera a los cautivos y prisioneros y libéranos de la pandemia que nos golpea” rezó el cardenal Marto.







Marto pidió un “abrazo” de apoyo y consuelo para “niños, ancianos y los más vulnerables, médicos, enfermeras, profesionales de la salud y voluntarios cuidadores”. Además, ha llamado al refuerzo de la ciudadanía y de la solidaridad. Durante la oración, arrodillado frente a la imagen de Nuestra Señora de Fátima, el cardenal portugués invocó a los santos pastores, enterrados en la basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima.



La oración concluyó con una petición: “En esta hora única de sufrimiento, da la bienvenida a los que perecen, alienta a los que se consagran a ti y renuevan el universo y la humanidad. Amén”.



El rosario fue recitado en portugués, español, inglés y polaco. Todas las diócesis portuguesas y españolas estuvieron particularmente unidas en la oración del rosario por las intenciones de todo el mundo.



La iniciativa portuguesa surgió de una solicitud hecha por un grupo de laicos que reunió miles de firmas, dirigida al presidente de la Conferencia Episcopal portuguesa.



La primera consagración de Portugal al Inmaculado Corazón de María tuvo lugar el 13 de mayo de 1931, ocho meses después del reconocimiento oficial de las apariciones por parte del obispo de Leiría.



Desde hace 36 años se recuerda que el papa San Juan Pablo II consagró el mundo al Inmaculado Corazón de María, ante la imagen de la primera escultura de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, que se venera en la Capilla. El santo pontífice en respuesta a los llamamientos del Mensaje de Fátima, decidió realizar un acto de consagración al Inmaculado Corazón de María, el 25 de marzo de 1984, un año después de haber comenzado el Año Santo dedicado a la Redención. +