Martes 9 de agosto de 2022

Consorcio de Médicos Católicos: "No hay libertad donde se destruye una vida"

  • 4 de junio, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
El Consorcio de Médicos Católicos (CMC) de Buenos Aires, se pronunció en defensa de la vida, a pocos días del tratamiento en diputados del proyecto de ley de despenalización del aborto. "Reiteramos nuestra fidelidad ética al servicio de la vida en todas sus etapas y circunstancias y solicitamos a los señores legisladores que en estas instancias decisivas previas a la votación del proyecto de ley, consideren que matar una vida humana no soluciona problemas", expresaron.
Doná a AICA.org
A pocos días del tratamiento en diputados del proyecto de ley de despenalización del aborto, el Consorcio de Médicos Católicos (CMC) de Buenos Aires se pronunció en defensa de la vida.

En una carta, recordaron que "no hay libertad donde se destruye una vida concebida que aún no ha nacido, ni vida asumida en plenitud, donde se quita la vida a un ser indefenso que no puede expresarse" y advirtieron que "suprimirla conlleva a secuelas físicas y psicológicas difíciles de olvidar, ya sea por los métodos utilizados para abortar o por las complicaciones inmediatas que ponen en peligro futuros embarazos".

Además, señalaron que "un pluralismo político e ideológico nos sitúa ante el riesgo de una cultura que privilegia la muerte con leyes que legitiman la eliminación directa de un ser humano inocente y no acepta una verdad que desde la propia ciencia se reclama" y reiteraron su "fidelidad ética al servicio de la vida en todas sus etapas y circunstancias".

Finalmente, pidieron a los legisladores que "consideren que matar una vida humana no soluciona problemas y no responde a aquellos que tienen una vocación destinada al servicio de la vida de todos".

Texto completo de la carta

Despenalización del aborto
El debate que trata el proyecto de ley de despenalización del aborto, marca en la sociedad argentina un momento histórico y ésta, sumergida en grandes dificultades y múltiples contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace, es testigo de conductas de creciente indiferencia y menosprecio a la vida humana en su etapa inicial.

No hay libertad donde se destruye una vida concebida que aún no ha nacido, ni vida asumida en plenitud, donde se quita la vida a un ser indefenso que no puede expresarse, suprimirla conlleva a secuelas físicas y psicológicas difíciles de olvidar, ya sea por los métodos utilizados para abortar o por las complicaciones inmediatas que ponen en peligro futuros embarazos. Si el embarazo fuera producto de una violación, siendo ésta una situación sumamente traumática, abortar aumenta el dolor ya experimentado por la mujer.

Un pluralismo político e ideológico nos sitúa ante el riesgo de una cultura que privilegia la muerte con leyes que legitiman la eliminación directa de un ser humano inocente y no acepta una verdad que desde la propia ciencia se reclama.

Como médicos católicos, reiteramos nuestra fidelidad ética al servicio de la vida, en todas sus etapas y circunstancias y solicitamos a los señores legisladores que en estas instancias decisivas previas a la votación del proyecto de ley, consideren que matar una vida humana no soluciona problemas y no responde a aquellos que tienen una vocación destinada al servicio de la vida de todos.

Dra. Raquel Bolton
Presidente Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires

Dra. Elena Passo
Vicepresidente Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires

Dr. Fabián Romano
Secretario Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires