Lunes 10 de mayo de 2021

Condena canónica para un sacerdote mendocino por abuso de conciencia

  • 8 de febrero, 2021
  • Mendoza (AICA)
El P. Jorge Oscar Portillo, de la Fraternidad Monástica del Cristo Orante, fue hallado responsable del delito de abuso de conciencia. Se le prohibió por 5 años ejercer el ministerio presbiteral.
Doná a AICA.org

El arzobispado de Mendoza informó que concluyó el proceso canónico iniciado contra el padre Jorge Oscar Portillo, de la Fraternidad Monástica del Cristo Orante, declarándose su responsabilidad por el delito canónico de "abuso de conciencia".

La condena recaída sobre el sacerdote consiste en la prohibición por el término de 5 años del "ejercicio presencial o virtual del ministerio presbiteral, lo cual incluye expresamente presidir celebraciones eucarísticas u otras sacramentales, con participación de fieles; el ejercicio del ministerio de la palabra en cualquiera de sus formas; el dictado de cursos o charlas o conferencias doctrinales o catequísticas".

La medida también le impide "la dirección espiritual; el acompañamiento de procesos vocacionales; el desempeño de cargos en la Iglesia y la constitución de asociaciones de fieles en vistas a la vida consagrada así como el ejercicio de cualquier forma de autoridad en ellas".

Texto del comunicado

El arzobispado de Mendoza informa la conclusión del proceso canónico iniciado contra el Pbro. Jorge Oscar Portillo, de la Fraternidad Monástica del Cristo Orante, declarándose su responsabilidad por el delito canónico de abuso de conciencia (canon 1389 §2 del Código de Derecho Canónico).

Se prohíbe al Pbro. Portillo, por el término de 5 (cinco) años: el ejercicio presencial o virtual del ministerio presbiteral, lo cual incluye expresamente presidir celebraciones eucarísticas u otras sacramentales, con participación de fieles; el ejercicio del ministerio de la palabra en cualquiera de sus formas; el dictado de cursos o charlas o conferencias doctrinales o catequísticas; la dirección espiritual; el acompañamiento de procesos vocacionales; el desempeño de cargos en la Iglesia y la constitución de asociaciones de fieles en vistas a la vida consagrada así como el ejercicio de cualquier forma de autoridad en ellas.

Queremos ratificar nuestro compromiso con el doloroso pero imprescindible camino de la verdad y la justicia en la Iglesia, profundizando la dimensión preventiva respecto de cualquier tipo de abuso en nuestras estructuras, actividades y servicios, así como el cuidado de toda persona vulnerable.

Más información: www.arquimendoza.org.ar.+