Lunes 15 de agosto de 2022

Cómo ganar la indulgencia plenaria en la próxima Jornada de los Abuelos

  • 15 de julio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
La II Jornada se celebrará el 24 de julio, centrada en el tema "En la vejez aún darán fruto". A las 10, en la basílica vaticana, el Card. De Donatis presidirá la misa por pedido del Papa.
Doná a AICA.org

El próximo 24 de julio, se celebrará en todo el mundo la segunda edición del Día Mundial de los Abuelos y los Mayores 2022 sobre el tema: "En la vejez todavía darán frutos". En la basílica de San Pedro, por mandato del Papa (quien inicia ese día su visita al Canadá), el cardenal Angelo De Donatis, vicario general del pontífice para la diócesis de Roma, celebrará la misa a las 10.

Hay dos formas de participar en la Jornada sugeridas por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida: celebrando una misa o visitando a los ancianos que están solos. El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida puso a disposición de las diversas diócesis una serie de materiales y sugerencias pastorales y litúrgicas, disponibles en el sitio web del Dicasterio. 

Entre las recomendaciones está visitar o acompañar a los ancianos solos. De hecho, la Iglesia concede indulgencia plenaria por este acto a quienes lo realicen en los días próximos al 24 de julio.

Indulgencia Plenaria
Según informó en mayo la Penitenciaría Apostólica del Vaticano, con la aprobación del Santo Padre, decidió conceder la indulgencia plenaria a quienes participen de la celebración de la Jornada de los Abuelos y Mayores.

De modo específico, indica el decreto, el don de la indulgencia se concede “a los abuelos, ancianos y todos los fieles que, motivados por el verdadero espíritu de penitencia y caridad, participen el 24 de julio, en la solemne celebración eucarística en la Basílica de San Pedro, o en las diversas celebraciones que se desarrollarán en todos el mundo”.

Se concede también “la indulgencia plenaria en este mismo día a los fieles que dediquen tiempo adecuado a visitar, presencial o virtualmente, a los ancianos necesitados o en dificultad (enfermos, abandonados o discapacitados)”.

También podrán obtener la indulgencia los “ancianos enfermos o todos los que, imposibilitados para salir de la propia casa por motivo grave, se unan espiritualmente a las celebraciones sacras de la jornada mundial, ofreciendo a Dios misericordioso sus oraciones, los dolores y los sufrimientos de la propia vida, sobre todo mientras se difundan por los medios de comunicación las palabras del Santo Padre y las diversas celebraciones”.

La Penitenciaría alienta a los sacerdotes a ser generosos y disponibles para confesar a los fieles, ya que para obtener la indulgencia se deben seguir las condiciones usuales: Confesión sacramental, Comunión Eucarística y oración por las intenciones del Papa.

El Papa Francisco instituyó la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores en 2021, para que se celebre el cuarto domingo de julio, “cerca de la conmemoración de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús”. El cuidado de los ancianos y su diálogo con las nuevas generaciones es una preocupación constante de Francisco, que dedicó gran parte de las audiencias de los miércoles de este año a una catequesis sobre la vejez. Además, la intención de oración que encomienda a toda la Iglesia a través de la Red Mundial de Oración del Papa para este mes de julio es precisamente por los ancianos.

El Santo Padre explicó entonces que el objetivo de la jornada es promover el encuentro entre generaciones, de los nietos con los abuelos para “custodiar las raíces y transmitirlas”.

El cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, observó que, con la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, el Papa "nos invita a tomar conciencia de la importancia de los ancianos en la vida de nuestras comunidades y hacerlo de una manera no episódica sino estructural".+