Jueves 2 de diciembre de 2021

Cincuentenario de la Catedral greco-católica ucrania

  • 18 de octubre, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
El domingo 7 de octubre, en la fiesta de Nuestra Señora del Patrocinio (Pokrov), se clausuraron las celebraciones del año jubilar por los 50 años de la consagración de la catedral de la Eparquía Santa María del Patrocinio de los Ucranios, efectuada por el arzobispo mayor Josyf Slipyj, y los 50 años de la creación por Pablo VI del Exarcado Apostólico y la designación del exarca Mons. Sapelak.
Doná a AICA.org
El pasado domingo 7 de octubre, celebrando la fiesta de Nuestra Señora del Patrocinio (Pokrov), se clausuraron las celebraciones del año jubilar por los 50 años de la consagración de la catedral de la Eparquía Santa María del Patrocinio en Buenos Aires de los Ucranios, efectuada por el Arzobispo Mayor Josyf Slipyj, y los 50 años de la creación por el papa Pablo VI del Exarcado Apostólico y la designación del Exarca Apostólico monseñor Andrés Sapelak.

En un templo colmado de fieles, celebró la Divina Liturgia el eparca, monseñor Daniel Kozelinski, junto con el párroco de la catedral, presbítero Nazariy Kashchak, y sacerdotes de la eparquía.

Estuvo presente el embajador de Ucrania en la Argentina, Yurij Dudin, acompañado de su señora esposa y el cuerpo diplomático. También asistieron llegados Ucrania los viceministros Igor Hotsul y Oleksander Pogrebniak. Además el presidente de la representación central ucraniana, profesor doctor Pedro Lylyk, varios líderes de las entidades culturales ucranianas, Prosvita y Vidrozhennia, y miembros de las organizaciones juveniles ucranianas Plast y SUM.

Al comienzo de la celebración se realizó la bendición de la sotana del seminarista Marcos Rozicki, que realiza su formación sacerdotal en el Seminario Mayor San José, de la arquidiócesis de la Plata.

Durante su homilía monseñor Kozelinski recordó a su predecesor, monseñor Andrés Sapelak: "Recordamos que 50 años atrás la Iglesia se hizo presente entre sus hijos con su pastor para organizar y dinamizar la evangelización: es el crecimiento del pueblo en su vida de fe, de amor y confianza en su Dios. Un pastor para formar nuevas comunidades, convocando a todos a vivir en la unidad de los hijos de Dios".

El obispo exhortó a los fieles a mirar con optimismo el futuro de la Iglesia: "Como cristianos debemos buscar lo que nos une, porque estamos revestidos de Cristo, y unidos a Él construir la unidad, la paz, con sentimientos de benevolencia, humildad, dulzura y paciencia; este es el camino para vivir dignamente como personas, como cristianos."

Al finalizar la celebración, se leyó un mensaje del padre y cabeza de la Iglesia Greco-Católica Ucrania, Su Beatitud Sviatoslav Schevchuk, quien saludó a los miembros de la Iglesia católica ucrania. Junto con el mensaje envió un valioso obsequio, consistente en la copia del Evangelio Peresopnytske, una joya del patrimonio espiritual y cultural de Ucrania del siglo XVI. Fue la primera traducción del Evangelio al idioma ucranio antiguo.

Seguidamente en procesión se trasladaron hasta el atrio del templo las reliquias de San Juan Pablo II, enviadas desde la Sede Apostólica para ser veneradas de ahora en adelante en el lugar que lo recibió en 1987. Se colocaron junto al ícono de tradición bizantina, bendecido solemnemente y colocado donde se confeccionará un altar en honor al Santo Papa polaco.

Concluidos estos actos y celebraciones, en el salón de la catedral se llevó a cabo un almuerzo comunitario con un programa cultural de música, canto y danza.

Durante el festejo, el presbítero Kashchak tomó la palabra y dijo: "El templo hecho por manos de hombres se convierte en templo celestial, morada del Dios vivo. Por su divina providencia, Dios ha escogido este lugar para mostrar su presencia amorosa en el corazón de cada uno de los fieles greco-católicos ucranianos que residen en la Argentina."

"Son innumerables -agregó- los recuerdos de estos 50 años de historia, que han visto a tantos crecer, casarse, bautizar a sus hijos, escribir las primeras letras en ucraniano, o jugar en el patio. Pero sin lugar a dudas, un hito que está profundamente grabado en la memoria de todos fue el privilegio de la visita del papa San Juan Pablo II. La emoción de sus ojos al aplaudir las tradicionales melodías que escuchaba, nos trasmitieron su sencillez y cercanía, que a la vez no se cansó de exhortarnos ¡No tengan miedo de abrirle las puertas a Cristo!

[img]http://www.aica.org/subidas/4639.jpg[/img]
La Catedral Ucrania Santa María del Patrocinio
La catedral católica del Patrocinio de la Virgen está ubicada en la calle Ramón Falcón 3960, en el barrio porteño de Floresta. La proyectó y construyó en el estilo barroco ucranio el arquitecto Víctor Hrynenko. Es de 1960 y posee una superficie cubierta de 485 metros cuadrados.

Quien visite este templo puede ver en el patio exterior una placa que recuerda el encuentro con el papa San Juan Pablo II, realizado en ese lugar. Dentro de la catedral a la derecha del altar se puede ver el sillón artísticamente tallado, que fue usado San Juan Pablo II en esa oportunidad.

El plano de la catedral es cruciforme alargado. Las paredes llegan aproximadamente a 15 metros de altura. Posee grandes ventanales de cada lado. Consta de tres naves. La central de 21 metros de largo y siete y medio de ancho. Termina en la ábside donde, sobre la pared ovalada de fondo, está el mosaico-imagen de la Madre de Dios de gran tamaño realizado por el maestro Borys Kriukov. La imagen original la coronó en esa visita de 1987, San Juan Pablo II.

La nave lateral izquierda termina con la imagen de la Natividad de Jesús realizada por el mismo pintor. En el lateral derecho está la imagen de la Resurrección, pintada por la esposa del maestro, Olha Gorka, que continuó la labor de su esposo, fallecido durante la obra.

Sobre la entrada se ubica el coro, que abarca todo el ancho de la catedral. El techo tiene cinco cúpulas. Estas están apoyadas en altos tambores octogonales. Las cúpulas, que representan a Cristo rodeado de los cuatro evangelistas, y muestran una forma alabeada, parecida al fruto del peral. Tienen una estructura de madera cubierta por escamas de cobre. La cúpula principal tiene una altura de 29 metros incluyendo la cruz de la catedral ucraniana. Está rodeada de cuatro más bajas, coronadas por sus cruces. En la construcción del techo trabajaron el arquitecto Iur Shulminskyi y el maestro Stepan Serhichuk. Procedían de familia de constructores de techos de las iglesias en Ucrania. La construcción de la catedral fue ejecutada por la firma Osyp Halatio.

Más tarde el templo lo pintó el maestro Mykola Holodyk, en el estilo estrictamente oriental bizantino. La edificación está a 15 metros de la línea municipal, permitiendo una plaza seca frente a la catedral separada de la vía pública. La catedral fue consagrada el 7 de septiembre de 1968 por el primer Arzobispo Mayor (patriarca) de la Iglesia Greco-Católica Ucrania, cardenal Iosyf Slipyi-Kobernytskyi.

Los ucranios en la Argentina
Los primeros ucranios llegaron a la Argentina hacia el año 1880. Pero en 1897 llegó el primer grupo numeroso e importante a Buenos Aires que luego se trasladó a Misiones. La mayoría de ellos provenía de Galitzia (Ucrania Occidental). Se establecieron en diversos lugares del territorio argentino.

Entre 1924 y 1945, a causa de la persecución comunista en Ucrania, emigraron a la Argentina numerosos grupos para radicarse definitivamente en las provincias de Mendoza, Chaco, Formosa, Corrientes, Córdoba, Santa Fe, Río Negro y Buenos Aires, y también en la Capital Federal. Actualmente la comunidad ucrania (sumando los descendientes) llega a unas 200.000 personas, de las cuales unos 120.000 son católicos.+