Sábado 26 de noviembre de 2022

China restringe las actividades religiosas en internet

  • 22 de diciembre, 2021
  • Beijing (China) (AICA)
Las normas se aplican a misas, sermones, formación y todos los servicios de información religiosa. Las celebraciones navideñas son consideradas, una amenaza "occidental" para la cultura china.
Doná a AICA.org

Sin la autorización del gobierno en China, a partir del 1° de marzo de 2022, ya no será posible realizar actividades religiosas en la web, según lo anunció la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, tras aprobar las "Medidas administrativas para los servicios de información religiosa en Internet", en colaboración con el ministerio de seguridad del Estado y otros departamentos.

La nueva restricción a la libertad de religión refleja las directivas de Xi Jinping. Durante el trabajo de una conferencia religiosa nacional celebrada a principios de diciembre, el presidente chino y el secretario general del Partido Comunista (PCCh) anunció su intención de mejorar el control "democrático" sobre las religiones.

Xi había dejado en claro que las religiones deben adaptarse al hecho de que China es un país socialista. Según el líder supremo, el "núcleo" del PCCh, las masas de creyentes deben unirse en torno al Partido y al gobierno, y rechazar cualquier influencia extranjera.

Las organizaciones y las personas que deseen publicar información religiosa en Internet deben solicitarla al Departamento de Asuntos Religiosos de la provincia. Los sermones, los sermones, las ceremonias y las actividades de formación dirigidas por organismos religiosos, monasterios, iglesias e individuos solo pueden transmitirse en línea después de obtener una licencia específica.

También se estipula que ninguna organización o individuo puede realizar actividades de recaudación de fondos "en nombre de la religión" en Internet. La actividad religiosa en línea también está prohibida para organizaciones extranjeras presentes en China.

Según las nuevas reglas, la información religiosa en la web no debe "incitar a la subversión del poder estatal, oponerse a la dirección del Partido, socavar el sistema socialista, la unidad nacional y la estabilidad social". Tampoco debe "promover el extremismo, el terrorismo, el separatismo étnico y el fanatismo religioso". Las iniciativas dirigidas a los jóvenes también tienen como objetivo: las comunicaciones en línea no deben "inducir a los menores a hacerse religiosos, organizarlos o obligarlos a participar en actividades religiosas".

Estas regulaciones tienen como objetivo “estandarizar la información religiosa en línea” y “garantizar la libertad de credo de los ciudadanos chinos”, según el comunicado de las instituciones citadas. Aunque oficialmente en China existe la libertad de culto, numerosas organizaciones internacionales han denunciado abusos y represión contra las minorías étnicas musulmanas y contra creyentes cristianos.

El objetivo del régimen es promover aún más la "sinización" de la religión, un proceso lanzado oficialmente en 2015.

En febrero, la Administración Estatal de Asuntos Religiosos había hecho públicas las " Medidas administrativas para el personal religioso ", un documento sobre la gestión del clero, monjes, sacerdotes, obispos, etc. En febrero de 2018, el Partido adoptó en cambio las " Nuevas regulaciones sobre actividades religiosas ", según las cuales el personal religioso puede realizar sus funciones solo si se adhiere a los órganos "oficiales" y se somete al PCCh.

En cuanto a la Iglesia católica, la firma en 2018, y la renovación en octubre de 2020, del Acuerdo Sino-Vaticano sobre el nombramiento de obispos no ha detenido la persecución de sus exponentes, especialmente los no oficiales.

Ni siquiera las celebraciones navideñas se salvan, según informó la agencia AsiaNews, las autoridades del condado Rong'an (Guangxi) prohibieron las celebraciones de Navidad en las escuelas locales. La razón oficial es que, como "fiesta occidental", la Navidad es una amenaza para la cultura nacional china. 

La multiplicación en los últimos años de eventos relacionados con la 'Noche de paz', el término chino para la víspera de Navidad, y el día de Navidad, es visto por el régimen como una agresión contra la cultura china. Se pide a los maestros y miembros del Partido que trabajen para afirmar la tradición china, mientras que se invita a todos los ciudadanos a denunciar los casos de celebraciones navideñas a la policía.

Según datos de las autoridades chinas, hay aproximadamente 200 millones de creyentes religiosos en el país, que cuenta con una población de 1.412 millones de habitantes. Hay 38 millones de protestantes, seis millones de católicos y 5,7 millones de musulmanes, según datos del Consejo de Estado en 2018. Dado que el budismo y el taoísmo no cuentan con procedimientos tipificados para la conversión, las autoridades los cifran simplemente en «numerosos» por la dificultad de contarlos.+