Domingo 2 de octubre de 2022

Card. Parolin: La Iglesia no tiene intereses políticos, económicos ni militares

  • 9 de agosto, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
La revista italiana de geopolítica "Limes" publicó una entrevista realizada al Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, sobre la diplomacia de la Santa Sede.
Doná a AICA.org

“La diplomacia de la Santa Sede no está ligada a un Estado sino a una realidad de derecho internacional que no tiene intereses políticos, económicos o militares. Se pone al servicio del obispo de Roma, que es el pastor de la Iglesia universal”, expresó el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado Vaticano en la entrevista publicada en el último número de la revista Limes titulada "La Gran Guerra", editada por Lucio Caracciolo y Guglielmo Gallone y difundida hoy por VaticanNews.

La diplomacia de la Santa Sede y el papel internacional del papa Francisco son algunos de los temas abordados. En todo, la brújula a seguir es y será una: el Evangelio. “Anuncio de paz, promesa y don de paz, todas sus páginas están llenas de ello”, explica el cardenal Parolin.

Los ángeles la invocan en el momento del nacimiento de Jesús en Belén. Él mismo se lo desea a los suyos tan pronto como haya resucitado. La Iglesia sigue el ejemplo de su Señor: cree en la paz, trabaja por la paz, lucha por la paz, da testimonio de la paz y trata de construirla. En este sentido, es pacifista". 

En cuanto al uso de las armas, el Secretario de Estado vaticano destaca que "el Catecismo de la Iglesia Católica prevé la legítima defensa. Los pueblos tienen derecho a defenderse si son atacados. Pero esta legítima defensa armada debe ejercerse dentro de ciertas condiciones que el mismo Catecismo enumera: que todos los demás medios para poner fin a la agresión se hayan mostrado impracticables o ineficaces; que existan razones fundadas para el éxito; que el uso de las armas no provoque mayores males y desórdenes que los que se pretenden eliminar".

Consultado sobre Ucrania, el purpurado reconoce "la posibilidad de un salto negativo hacia la unión de las piezas en un conflicto del mundo real. Creo que todavía no somos capaces de predecir o calcular las consecuencias de lo que está ocurriendo. Miles de muertos, ciudades destruidas, millones de desplazados, el entorno natural devastado, el riesgo de hambruna por la falta de grano en tantas partes del mundo, la crisis energética. ¿Cómo es posible que no reconozcamos que la única respuesta posible, el único camino viable, la única perspectiva viable es detener las armas y promover una paz justa y duradera?".

Respecto a la posible visita del Santo Padre a los países en conflicto en Europa del Este, el cardenal Parolin precisó que el deseo más grande del pontífice, “y por tanto su prioridad”, es que "se pueda lograr un beneficio concreto a través de sus viajes”. En este sentido, dijo que le gustaría viajar a Kiev para llevar consuelo y esperanza a las personas afectadas por la guerra. Asimismo, ha anunciado su disposición a viajar también a Moscú, en presencia de condiciones que sean realmente útiles para la paz". 

Asimismo, el cardenal Parolin aclaró que el diálogo entre Roma y Moscú es un "diálogo difícil, que avanza a pequeños pasos y también experimenta altibajos", pero "no se ha interrumpido". El encuentro en Jerusalén entre el Papa Francisco y el patriarca Kirill fue suspendido porque "no se habría entendido y el peso de la guerra en curso lo habría condicionado demasiado".+