Martes 28 de septiembre de 2021

Card. Parolin: El aislamiento no es la respuesta ante la migración

  • 11 de diciembre, 2018
  • Marrakech (Marruecos)
La Santa Sede "está convencida de que los enormes desafíos planteados por la migración se afrontan de manera mejor a través de procesos multilaterales, y no con políticas aislacionistas", afirmó el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, en su discurso, pronunciado ayer, durante la Conferencia Intergubernamental para Adoptar el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (GCM) que se está llevando a cabo en Marrakech, Marruecos.
Doná a AICA.org
La Santa Sede "está convencida de que los enormes desafíos planteados por la migración se afrontan de manera mejor a través de procesos multilaterales, y no con políticas aislacionistas", afirmó el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, en su discurso, pronunciado ayer, durante la Conferencia Intergubernamental para Adoptar el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (GCM) que se está llevando a cabo en Marrakech, Marruecos.

En su discurso, difundido hoy por el Vaticano, el Secretario de Estado vaticano dijo que cuando los desafíos que plantean las migraciones no se manejan bien, "pueden formarse crisis, la retórica puede eclipsar a la razón y los migrantes pueden ser vistos como amenazas en vez de hermanos y hermanas necesitados de solidaridad y de servicios esenciales".




El cardenal Parolin observó que las migraciones son un fenómeno que ha ocurrido siempre y hoy, mientras la mayor parte de la migración sigue siendo regular, cada vez más personas se ven obligadas, por diversos factores, a dejar sus casas". Ello a menudo conduce a viajes involuntarios, inseguros e irregulares "que colocan a los migrantes y a sus familias en situaciones vulnerables".

"Tal como hemos visto en los últimos años, cuando estos desafíos no se manejan bien, pueden darse crisis, la retórica puede eclipsar a la razón, y los migrantes pueden ser vistos como amenazas en lugar de como hermanos y hermanas necesitados de solidaridad y de servicios esenciales".

El Secretario de Estado también hizo referencia a un proyecto de integración, en donde los migrantes sean tratados con dignidad, lo que implica el debido proceso, la protección contra los traficantes, la unidad familiar y el respeto por sus creencias y tradiciones religiosas.

El purpurado también recordó que el plan de integración no significa superponer una cultura sobre otra, ni tampoco aplicar un plan de aislamiento del resto de la comunidad internacional, ya que ello podría considerarse ocasionar la peligrosa creación de guetos, que trajeron como consecuencia la pérdida de muchas vidas en el pasado.

El Pacto Global sobre las Migraciones, promovido por las Naciones Unidas "pretende ayudar a la comunidad internacional a prevenir crisis y tragedias" y a mejorar la gobernabilidad de la migración. "Para alcanzar estos objetivos, el Pacto si bien no es vinculante en términos jurídicos, incluye un panorama completo de las mejores prácticas e instrumentos políticos para aumentar la cooperación internacional y la gestión compartida de las responsabilidades en la gobernabilidad de la migración en todas sus dimensiones".

Por último, el cardenal Parolin dijo que la Santa Sede "ya ha emprendido el proceso para hallar modos más eficaces a través de los cuales las instituciones de la Iglesia Católica y las organizaciones de inspiración católica de todo el mundo" puedan utilizar el Pacto Global.