Miércoles 5 de octubre de 2022

Card. Filoni en la India: "Calcuta es sinónimo de misericordia, gracias a la Madre Teresa

  • 16 de septiembre, 2015
  • Calcuta (India)
El cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para Evangelización, inició la segunda etapa de su viaje pastoral en Asia, después de Bangladesh, visitando la tierra de la Madre Teresa, Calcuta. "Vengo como peregrino a esta arquidiócesis", dijo el cardenal Filoni a los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos de Calcuta en el auditorio del Colegio San Javier, y añadió: "En la India y en todo el mundo, Calcuta se ha convertido en sinónimo de misericordia a través de la previsión, el amor y la misericordia de la beata Madre Teresa hacia los pobres y desfavorecidos".
Doná a AICA.org
El cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para Evangelización, inició la segunda etapa de su viaje pastoral en Asia, después de Bangladesh, visitando la tierra de la Madre Teresa, Calcuta. "Vengo como peregrino a esta arquidiócesis", dijo el cardenal Filoni a los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos de Calcuta en el auditorio del Colegio San Javier, y añadió: "En la India y en todo el mundo, Calcuta se ha convertido en sinónimo de misericordia a través de la previsión, el amor y la misericordia de la beata Madre Teresa hacia los pobres y desfavorecidos".

El cardenal Filoni, informa la agencia Fides, mantuvo tres encuentros especiales: el lunes 14 de septiembre con los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos; el discurso a los formadores, seminaristas y novicios, y la misa en la Basílica de "Our Lady of the Rosary" (Nuestra Señora del Rosario).

El Prefecto de la Congregación para la Evangelización, se centró en el tema de la evangelización y de la misión de la Iglesia, insistiendo en que "todo el mundo tiene el derecho a recibir la Buena Nueva" y "todos los cristianos tienen el deber de anunciar el Evangelio, sin excepción".

"Hoy la actividad misionera es el mayor desafío para la Iglesia y nuestro compromiso misionero debe ser siempre prioritario en la agenda diocesana o en el plan pastoral", como nos invita la Evangelii Gaudium.

Asimismo les recordó a los "hermanos obispos" la gran responsabilidad que tienen por la vida de la Iglesia: "tenemos que conducirla con ejemplo y debemos dar el primer paso". Los sacerdotes deben "involucrarse, con la palabra y con las obras, en la vida cotidiana de las personas" e invitó a los religiosos a "poner a Cristo en el centro de su espiritualidad y de todas sus actividades, al igual que la Madre Teresa".

Por último, instó a los laicos a sacar del Evangelio nuevo entusiasmo por la misión, porque "el Evangelio es amistad con Jesucristo; el Evangelio es amor al prójimo".

En su discurso a los formadores, seminaristas, novicios y novicias de Calcuta, con quienes se reunió en el Seminario regional "Morning Star" en Barrackpore, el cardenal Filoni dijo que "la formación hoy es realmente un gran desafío, especialmente en el contexto de la globalización contemporánea" y los animó a ocuparse con cuidado de que "los seminaristas entren en una auténtica espiritualidad misionera, que los transforme en ministros premurosos, comprometidos y alegres del Evangelio de Jesús".

El lunes por la tarde, el cardenal prefecto presidió la Eucaristía en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz en la basílica de "Our Lady of the Rosary" en Bandel. "La Cruz de Cristo es el instrumento del amor con que Dios nos salvó", dijo en su homilía. "De ser un objeto de ridículo y vergüenza, la Cruz se convirtió en un signo de amor y gloria. De hecho, la adoración de la Cruz es la adoración de Jesucristo, y este instrumento de tortura y muerte se convirtió en un instrumento de vida y gracia".

En la tumba de la Madre Teresa
En la tarde de ayer, martes 15 de septiembre, el cardenal Fernando Filoni presidió una Eucaristía en la tumbra de la beata Madre Teresa, fundadora de las Misioneras de la Caridad, en el último día de su visita pastoral a la India.

"Que la Madre Teresa siga siendo una fuente de inspiración y modelo de amor por Dios y por los pobres; un faro de luz y esperanza; una amiga e intercesora para todos; y, como siempre fue, una madre premurosa".

En la memoria litúrgica de Nuestra Señora de los Dolores, el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos recordó que "el dolor de María fue muy profundo" y lo vivió "con la misma fe con que había aceptado su maternidad divina". A los pies de la Cruz "María, una vez más, se convirtió en la madre de un recién nacido, la Iglesia.

"Hoy estamos reunidos en la tumba de otra ´madre´, dijo el purpurado, quien ante el sufrimiento y el dolor, trató de hacer algo al respecto. La beata Madre Teresa devolvió la dignidad a los que sufren, los abandonados, a los ´más pobres de entre los pobres´. Ella alivió el dolor que los seres humanos pueden infligir unos a otros a través de la injusticia. Dirigió con el ejemplo; evangelizando a través de su ´amor sencillo puesto en acciones y obras".

"Su ejemplo materno, subrayó, hacia los desheredados logró cautivar a un gran número de jóvenes, inspiró a muchos a imitarla en su respuesta a la llamada de Dios. Este encanto extraordinario sigue atrayendo a una gran multitud de personas en la India, de todo credo y religión, al igual que millones de personas de todo el mundo, incluidos los miembros de la familia religiosa que ella fundó, las Misioneras de la Caridad".

Concluyó animando a los hermanos y hermanas presentes a continuar "la valiosa labor que la beata Madre Teresa comenzó, por el bien de la Iglesia y del mundo".+