Lunes 28 de noviembre de 2022

Cafayate celebró la Jornada Sacerdotal y la misa por el Papa

  • 1 de julio, 2022
  • Cafayate (Salta) (AICA)
En la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, el presbiterio de la Prelatura de Cafayate mantuvo un encuentro junto al obispo y celebraron una misa por el pontífice.
Doná a AICA.org

En la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, el presbiterio de la Prelatura de Cafayate desarrolló un encuentro junto a su obispo prelado monseñor Darío Rubén Quintana OAR y hermanos de la Sagrada Familia presentes en esta Iglesia particular, finalizando con una misa por el Papa, celebrada en la catedral.

"Se trata de un día donde todos los miembros de la comunidad están invitados, de manera especial, a meditar en el ministerio del sucesor de Pedro, el papa Francisco, a orar por él y a contribuir con sus limosnas y donativos a su misión evangelizadora y de caridad", destacan desde la prelatura. 

En ese marco, los sacerdotes, diáconos y hermanos de la Sagrada Familia fueron invitados a una jornada de estudio, oración, reflexión y fraternidad en torno a la misión del romano pontífice y a la Iglesia sinodal.

En un clima fraterno y distendido, los presentes compartieron con el flamante obispo, las experiencias, vivencias e incomodidades de la pandemia, sobre todo en su etapa más dura.

"El dinamismo del camino sinodal -destaca la prelatura en una nota- motivó el compartir de lo realizado en el Sínodo diocesano, convocado por monseñor José Demetrio Jiménez en junio de 2014 y que el nuevo obispo asume en total sintonía".

La jornada culminó con la celebración de la misa por el Papa, presidida por el prelado y concelebrada por el presbiterio en un templo colmado de fieles. 

Al iniciar la homilía, monseñor Quintana recordó que "en este día oramos de manera especial por el Santo Padre, sucesor del apóstol Pedro, manifestando como clero, la fidelidad a su magisterio ordinario, como así también a sus indicaciones".

Más adelante, el prelado se refirió brevemente a la carta apostólica del Papa sobre la vida litúrgica de la Iglesia y expresó que “a través de la Liturgia, entramos en el misterio de Jesús, cada Eucaristía es memorial de su pasión, su muerte y su resurrección”; y recordó que el papa Francisco insiste en que “la liturgia no puede estar privilegiada por un rito externo, un esteticismo vacío contenido por el cumplimiento de rúbricas, de observaciones vacías, sino que todos tenemos que tener especialmente la experiencia de Dios por medio de la Liturgia y principalmente por la Eucaristía".

"La celebración tanto dominical como ferial y en tiempos especiales, como esta solemnidad de los santos Pedro y Pablo, nos tiene que llevar a un encuentro directo con Él, donde podamos profundizar su Palabra y su vida, como le sucedió a Pedro”, añadió.

Al finalizar la predicación, el obispo dijo que “estos Santos no son solamente fundamento de nuestra fe, ejemplo en sus vidas para nosotros, sino principalmente intercesores” y exhortó a “tomar el Evangelio de Jesús, compartir nuestra vida, animarnos entre nosotros y a llevarla a todos los hombres"

"El Señor nos conceda la gracia de ser misioneros de esta Noticia que alegra nuestra vida, que nos hace hermanos en Cristo y templos del Espíritu Santo”, concluyó el obispo.+