Sábado 4 de febrero de 2023

Benedicto XVI dejó una herencia sobre las verdades de fe

  • 5 de enero, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El féretro con los restos mortales del papa emérito fue cerrado en la noche de este miércoles con algunos signos de dignidad pontificia y el texto que recuerda brevemente su vida y ministerio.
Doná a AICA.org

En la noche del miércoles, después de estar en el centro de la peregrinación ininterrumpida de más de 200.000 personas a la basílica vaticana durante tres días, el cuerpo de Benedicto XVI fue encerrado en un ataúd de ciprés, en el que se encuentran el palio, monedas y medallas del pontificado y el 'Rogito', texto guardado en un cilindro de metal que recuerda los rasgos más destacados de la vida y ministerio del Papa emérito, desde su nacimiento hasta sus últimos días. 

El texto del 'Rogito' fue leído por el maestro de celebraciones litúrgicas pontificias, monseñor Diego Ravelli. Tras el funeral presidido por el papa Francisco, el ataúd de ciprés será colocado en un revestimiento de zinc y luego en un ataúd de madera para ser finalmente enterrado en las Grutas del Vaticano.

Texto completo del 'Rogito'
A la luz de Cristo resucitado de entre los muertos, el 31 de diciembre del año del Señor 2022, a las 9:34, cuando terminó el año y nos dispusimos a cantar el Te Deum por los múltiples beneficios que el Señor nos ha dado, el amado pastor emérito de la Iglesia, Benedicto XVI pasó de este mundo al Padre. Toda la Iglesia junto al Santo Padre Francisco en oración acompañó su tránsito.

Benedicto XVI fue el Papa número 265. Su recuerdo permanece en el corazón de la Iglesia y de toda la humanidad.

Joseph Aloisius Ratzinger, elegido Papa el 19 de abril de 2005, nació en Marktl am Inn, en el territorio de la diócesis de Passau (Alemania), el 16 de abril de 1927. Su padre era comisario de policía y provenía de una familia campesina de Baja Baviera, cuyas condiciones económicas eran bastante modestas. La madre era hija de artesanos de Rimsting, en el lago Chiem, y antes de casarse trabajaba como cocinera en varios hoteles.

Pasó su infancia y adolescencia en Traunstein, un pequeño pueblo cercano a la frontera con Austria, a unos treinta kilómetros de Salzburgo, donde recibió su formación cristiana, humana y cultural.

La época de su juventud no fue fácil. La fe y la educación de su familia lo prepararon para la dura experiencia de los problemas asociados al régimen nazi, conociendo el clima de fuerte hostilidad hacia la Iglesia católica en Alemania. En esta compleja situación, descubrió la belleza y la verdad de la fe en Cristo.

De 1946 a 1951 estudió en la Escuela Superior de Filosofía y Teología de Freising y en la Universidad de Munich. El 29 de junio de 1951 fue ordenado sacerdote, comenzando al año siguiente como profesor en la misma Escuela de Freising. Más tarde enseñó en Bonn, Münster, Tübingen y Ratisbona.

En 1962 se convirtió en experto oficial del Concilio Vaticano II, como asistente del cardenal Joseph Frings. El 25 de marzo de 1977 el Papa Pablo VI lo nombró arzobispo de München y Freising y recibió la ordenación episcopal el 28 de mayo del mismo año. Como lema episcopal eligió " Cooperatores Veritatis".

El papa Montini lo creó y lo proclamó cardenal, atribuyéndole el título de Santa Maria Consolatrice al Tiburtino, en el Consistorio del 27 de junio de 1977.

El 25 de noviembre de 1981, Juan Pablo II lo nombró prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y el 15 de febrero del año siguiente renunció al gobierno pastoral de la arquidiócesis de München und Freising.

El 6 de noviembre de 1998 fue nombrado vicedecano del Colegio Cardenalicio y el 30 de noviembre de 2002 pasó a ser decano, tomando posesión del Título de la Iglesia Suburbicaria de Ostia.

El viernes 8 de abril de 2005 presidió la santa misa exequial de Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro.

Fue elegido Papa por los cardenales reunidos en Cónclave el 19 de abril de 2005 y tomó el nombre de Benedicto XVI. Desde el balcón central de la basílica se presentó como un “humilde trabajador en la viña del Señor”. El domingo 24 de abril de 2005 inició solemnemente su ministerio petrino.

Benedicto XVI colocó el tema de Dios y de la fe en el centro de su pontificado, en la búsqueda continua del rostro del Señor Jesucristo y ayudando a todos a conocerlo, en particular a través de la publicación de la obra Jesús de Nazaret, en tres volúmenes. Dotado de vastos y profundos conocimientos bíblicos y teológicos, tuvo la extraordinaria capacidad de elaborar síntesis esclarecedoras sobre los principales temas doctrinales y espirituales, así como sobre cuestiones cruciales de la vida de la Iglesia y de la cultura contemporánea.

Promovió con éxito el diálogo con anglicanos, judíos y representantes de otras religiones; así como retomó los contactos con los sacerdotes de la Comunidad San Pío X.

En la mañana del 11 de febrero de 2013, durante un Consistorio convocado para decisiones ordinarias sobre tres canonizaciones, después del voto de los cardenales, el Papa leyó la siguiente declaración en latín: “Bene conscius sum hoc munus secundum suam essentiam spiritualem non solum agendo et loquendo ejercicio debere, sed non minus patiendo et orando. Attamen in mundo nostri temporis rapidis mutaciónibus subiecto et quaestionibus magni ponderis pro vita fidei perturbato ad navem Sancti Petri gubernandam et ad annuntiandum Evangelium etiam vigor quidam corporis et animae necessarius est, qui ultimis mensibus in me modo tali minuitur, ut incapacitatem meam ad ministerium mihi commissum bene administrandum agnoscere debeam. Quapropter bene conscius ponderis huius actus full libertate Me declaro ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri”.

En la última audiencia general del pontificado, el 27 de febrero de 2013, al agradecer a todos y cada uno de ellos el respeto y la comprensión con que fue acogida su decisión, aseguró: "Seguiré acompañando el camino de la Iglesia con la oración y la reflexión, con esa entrega al Señor y a su Esposo que he tratado de vivir todos los días hasta ahora y que quisiera vivir siempre”.

Tras una breve estancia en la residencia de Castelgandolfo, vivió los últimos años de su vida en el Vaticano, en el monasterio Mater Ecclesiae, dedicándose a la oración y la meditación.

El magisterio doctrinal de Benedicto XVI se resume en las tres encíclicas Deus caritas est (25 de diciembre de 2005), Spe salvi (30 de noviembre de 2007) y Caritas in veritate (29 de junio de 2009). Entregó a la Iglesia cuatro exhortaciones apostólicas, numerosas constituciones apostólicas, cartas apostólicas, así como las catequesis propuestas en las audiencias generales y las alocuciones, incluidas las pronunciadas durante los veinticuatro viajes apostólicos que realizó alrededor del mundo.

Ante un relativismo creciente y un ateísmo práctico cada vez más generalizado, en 2010, con el motu proprio Ubicumque et semper, instituyó el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, al que en enero de 2013 transfirió competencias en el campo de la catequesis.

Luchó con firmeza contra los delitos cometidos por representantes del clero contra menores o personas vulnerables, llamando continuamente a la Iglesia a la conversión, la oración, la penitencia y la purificación.

Como teólogo de reconocida autoridad, dejó un rico legado de estudios e investigaciones sobre las verdades fundamentales de la fe.+