Miércoles 25 de mayo de 2022

Antes de morir, James Foley buscó fuerzas en la oración

  • 21 de agosto, 2014
  • New Hampshire (Estados Unidos)
La oración fue una fuente de fortaleza para el periodista católico James Foley, decapitado hace unos días por terroristas de la guerrilla yihadista autodenominada "Estado Islámico". Su madre, Diane Foley, agradeció en conferencia de prensa las oraciones de su familia y de la comunidad por su hijo y manifestó sentirse agradecida a Dios "por el don de Jim". También se supo que el periodista estuvo detenido en Libia en 2011, y durante su cautiverio, se aferró al rezo del rosario para sobrevivir.
Doná a AICA.org
La oración fue una fuente de fortaleza para el periodista católico James Foley, decapitado hace unos días por terroristas de la guerrilla yihadista autodenominada "Estado Islámico". Su madre, Diane Foley, agradeció en conferencia de prensa las oraciones de su familia y de la comunidad por su hijo y manifestó sentirse agradecida a Dios "por el don de Jim". También se supo que el periodista estuvo detenido en Libia en 2011, y durante su cautiverio, se aferró al rezo del rosario para sobrevivir.

Foley, de 40 años, fue secuestrado en el norte de Siria en noviembre de 2012 mientras se encontraba en la nación árabe cubriendo como reportero el levantamiento contra el gobierno de Bashar al-Asad para varios medios extranjeros.

El obispo de Manchester, monseñor Peter Libasci, declaró hace días a la cadena EWTN que la familia y la comunidad permanecieron siempre en oración por él, desde su desaparición en noviembre de 2012. "Ha sido una familia que continuó desde entonces en oración", dijo el prelado.

El 19 de agosto, el Estado Islámico dio a conocer un video titulado "Un mensaje a los Estados Unidos" en el que se muestra la decapitación de Foley. En la misma grabación, los insurgentes muestran a otro hombre, identificado como Steven Joel Sotloff, otro periodista desaparecido. Los terroristas aseguran que su vida depende de las acciones del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que pocos días atrás decidió atacar las posiciones de las milicias.
 
En una conferencia de prensa, los padres de James Foley, John y Diane, hablaron de su fe y de su orgullo por su hijo. "Damos gracias a Dios por el don de Jim. Estamos muy, muy orgullosos de él", dijo Diane Foley. También agradeció a su familia, a la parroquia, a los sacerdotes locales y a la comunidad por sus oraciones.

"Nos es difícil encontrar consuelo en este momento", dijo John Foley, padre de la víctima. "Sabemos que él está en las manos de Dios, y sabemos que ha hecho la obra de Dios". El padre añadió entre lágrimas: "Necesitamos el coraje y las oraciones ahora para continuar sin él".
 
La fuerza del rosario
La detención de Foley en Irak no fue la primera en su carrera como corresponsal de guerra. Estando detenido seis semanas en Libia en 2011, Foley escribió una carta a la Universidad de Marquette, una institución católica en Wisconsin, acerca de cómo se entregó a la oración, en concreto al Rosario, durante su cautiverio, y cómo las oraciones de la familia y amigos también le dieron fuerza.

"Me puse a rezar el rosario -escribió-. Era lo que mi madre y mi abuela hubieran hecho. Dije 10 Avemarías entre cada Padrenuestro. Me tomó mucho tiempo, casi una hora a contar 50 Avemarías con mis nudillos. Y eso me ayudó a mantener mi mente enfocada".

Cuando se le permitió llamar a casa después de más de dos semanas en cautiverio, Foley dijo que su madre le habló de las oraciones que otros ofrecieron por él. Esta noticia le hizo preguntarse si en lugar de sus propias oraciones fue el rezo de los demás lo que lo habían fortalecido y mantenido a flote.

"La oración condujo a mi liberación", reconoció Foley. "Primero a mi libertad interior, y más tarde al milagro de ser liberado durante una guerra en la que el régimen no tenía ningún incentivo real para liberarnos", escribió entonces.

Conocida la noticia de su muerte, la Universidad Marquette ofreció oraciones por Foley y por su familia y anunció una misa en su memoria para el 26 de agosto.+