Domingo 19 de septiembre de 2021

Ante las dificultades, los sacerdotes lomenses animan a caminar en comunión

  • 18 de mayo, 2021
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
Los sacerdotes de Lomas de Zamora enviaron una carta a los fieles en la que expresan dolor ante las dificultades "para encontrarnos y celebrar juntos al Dios de la Vida en la forma comunitaria".
Doná a AICA.org

En una carta al Pueblo de Dios, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Rubén Lugones SJ; junto con su obispo auxiliar, monseñor Ignacio Medina, y los sacerdotes de la diócesis, comparten su dolor en este tiempo ante "las dificultades para encontrarnos y celebrar juntos al Dios de la Vida en la forma comunitaria que nos es más propia, la presencialidad”, al tiempo que renovaron la necesidad de “transitar este tiempo de pandemia en comunión, desde nuestros distintos espacios de participación”.

En la carta destacan: "Con renovado esfuerzo se han atendido las emergencias y se ha vivido la caridad. Vemos florecer maravillosamente todo lo que en la Iglesia tiene que ver con la fraternidad y la solidaridad. Nos sentimos felices de ser parte de esta comunidad eclesial tan viva”.

No obstante, “nos duele, como a todos, lo que tiene que ver con la situación provocada por la pandemia. Nos sentimos cerca de los que han padecido la muerte de seres queridos en esta realidad tan dolorosa. Abrazamos con el corazón a tantos hermanos que han quedado sin trabajo, o se han visto heridos en sus derechos fundamentales”.

“Nos duelen también en este tiempo las dificultades para encontrarnos y celebrar juntos al Dios de la Vida en la forma comunitaria que nos es más propia, la presencialidad. Se nos está haciendo largo todo esto. Mientras esperamos, queremos mantenernos unidos y no caer en la trampa del mal espíritu que siempre quiere dividirnos y desanimarnos. Por todo esto, queremos hacer un renovado llamado a la comunión: este tiempo de Pascua que vivimos es un tiempo de encuentro, de caminar juntos”.

“Necesitamos transitar este tiempo de pandemia en comunión, desde nuestros distintos espacios de participación. Y frente a la apasionante oportunidad que nos ofrece la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, como Pueblo de Dios, los invitamos a estar atentos e involucrarse en las instancias de participación. Valoremos lo que significa ser parte de un pueblo que está en asamblea para seguir caminando juntos”.+