Viernes 28 de enero de 2022

Ángelus: "Rezar", para que la vida espiritual no se ablande en la mediocridad

  • 28 de noviembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa animó este primer domingo de Adviento a "estar en alerta", "en oración", porque -advirtió- no se puede ser un "cristiano dormido"
Doná a AICA.org

En el Ángelus del primer domingo de Adviento, el papa Francisco invitó a los fieles a velar y rezar para proteger su corazón de la pereza espiritual, que extingue el entusiasmo misionero y la pasión por el Evangelio. 

Durante el Adviento, tiempo de preparación hacia la Navidad, en este tiempo de espera, "Jesús nos invita a no tener miedo - dijo el papa Francisco, en sus palabras previas a la oración del Ángelus mariano, pronunciada desde la ventana del Palacio Apostólico - No temas porque Él vendrá, Jesús lo hará". Vuelve, él vendrá, lo prometió".

Esté atento para no volverse indiferente
Incluso "en los momentos en que todo parece haber terminado", añadió el pontífice, incluso "en las tribulaciones, en las crisis de la vida y en los dramas de la historia", el Señor "viene a salvarnos", indicando la vigilancia y la oración como los principales caminos para seguir. para "no dejarse absorber por las dificultades, sufrimientos, derrotas".

“Estar alerta significa esto: no permitir que el corazón se vuelva perezoso y que la vida espiritual se ablande en la mediocridad. Tenga cuidado porque puede ser un "cristiano dormido". 

Francisco indicó que “sabemos que hay muchos, anestesiados por la mundanidad espiritual, sin ímpetu espiritual, sin ardor en la oración - rezan como loros - sin entusiasmo por la misión, sin pasión por el Evangelio. Cristianos que siempre miran hacia adentro, incapaces de mirar al horizonte. Y esto lleva al "adormecimiento": a tirar de las cosas hacia adelante por inercia, a caer en la apatía, indiferente a todo menos a lo que nos conviene. Y esta es una vida triste.

Es triste ver "cristianos en un sillón", prosigue el Papa: la costumbre, la pereza, la mediocridad, el vicio "nos aplastan" y nos hacen "indiferentes" a las dificultades de nuestros hermanos. De ahí la exhortación a "guarda el corazón de la pereza, gran enemiga de la vida espiritual y también de la vida cristiana".

“La pereza es esa pereza que precipita, se desliza hacia la tristeza, que le quita el disfrute de la vida y las ganas de hacer. Es un espíritu maligno y negativo que clava el alma en el letargo, robando su alegría. El libro de los Proverbios dice: "Guarda tu corazón, porque de él mana la vida". Cuidar el corazón: ¡esto significa mirar!

No descuides la oración, lámpara del corazón
Pero la vigilancia de los cristianos, afirma Francisco, tiene "un ingrediente esencial", "un secreto" que es la oración.

“Es la oración -dijo el Papa- la que mantiene encendida la lámpara del corazón. Sobre todo, cuando sentimos que el entusiasmo se enfría, la oración lo reaviva, porque nos devuelve a Dios, al centro de las cosas. La oración despierta el alma del sueño y la enfoca en lo que importa, en el fin de la existencia.

La invitación del Papa a los fieles, por tanto, es no descuidar la oración incluso "en los días más ocupados": rezar con el corazón, repitiendo a menudo breves invocaciones como "Ven, Señor Jesús", de hecho, ayudará al alma a permanecer alerta. 

Por último, el Santo Padre hizo una breve invocación que pidió repetir tres veces a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro, invitándolos a mirar a Nuestra Señora, que "esperaba al Señor con corazón vigilante". 

La invitación a vivir el Adviento con esperanza: "Este Adviento nos ayude a transformar la esperanza" en la certeza de que Aquel que esperamos nos ama y nunca nos abandona".+