Jueves 26 de noviembre de 2020

Ángelus: La Trinidad es Amor que quiere salvar y recrear el mundo

  • 8 de junio, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En su reflexión previa al rezo mariano el pontífice recordó que el misterio de la Trinidad - fiesta litúrgica de hoy - es "Amor, todo al servicio del mundo, que quiere salvar y recrear".

Por primera vez en tres meses, el papa Francisco rezó el Ángelus desde la ventana de su estudio ante los fieles reunidos en la plaza de San Pedro, con barbijos y a una distancia segura. En su reflexión previa al rezo mariano el pontífice recordó que el misterio de la Trinidad - fiesta litúrgica de hoy - es “Amor, todo al servicio del mundo, que quiere salvar y recrear”.



El Santo Padre se centró en una frase del Evangelio de hoy: “Dios amó tanto al mundo que dio al Hijo unigénito”. “Estas palabras, dijo, indican que la acción de las tres personas divinas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, es un solo plan de amor que salva a la humanidad y al mundo”.



“Dios el Padre ama tanto al mundo que, para salvarlo, da lo que es más preciado: el Hijo unigénito, que da su vida por los hombres, resucita, regresa al Padre y junto con él envía el Espíritu Santo. La Trinidad es, por lo tanto, Amor, todo al servicio del mundo, que quiere salvar y recrear. Y hoy, pensando en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, pensamos en el amor y pensamos en sentirnos amados “.



Francisco invitó a todos a dejarse “fascinar por la belleza de Dios; belleza, bondad e inagotable verdad. Pero también humilde, cercano, que se hizo carne para entrar en nuestra vida, nuestra historia, mi historia, la historia de cada uno de nosotros, para que cada hombre y mujer puedan conocerla y tener vida eterna. Y esta es la fe: dar la bienvenida al Amor de Dios que se entrega a sí mismo en Cristo, nos hace movernos en el Espíritu Santo, dejarnos encontrar por Él y confiar en Él”.



“Que la Virgen María -concluyó- morando en la Trinidad, nos ayude a acoger el amor de Dios con un corazón abierto, lo que nos llena de alegría y da sentido a nuestro viaje en este mundo, siempre dirigiéndolo a la meta que es el Cielo”.



Después de la oración mariana, el pontífice se regocijó por la “pequeña presencia” de romanos y peregrinos en la plaza, “una señal de que en Italia la fase aguda de la epidemia ha terminado”, aunque todavía es necesario “seguir cuidadosamente las regulaciones actuales “.



Luego invitó a la devoción al Corazón de Jesús, a quien está dedicado el mes de junio, “una devoción, explicó, que une a los grandes maestros espirituales y al pueblo sencillo del pueblo de Dios. De hecho, el Corazón humano y divino de Jesús es la fuente donde siempre podemos extraer la misericordia, el perdón, la ternura de Dios. Podemos hacerlo deteniéndonos en un pasaje del Evangelio, sintiendo que, en el centro de cada gesto, de cada palabra de Jesús hay amor, el amor del Padre que envió a su Hijo, quien envió al Espíritu que está presente dentro de nosotros. Y podemos hacerlo adorando a la Eucaristía, donde este amor está presente en el Sacramento. Entonces también nuestro corazón, poco a poco, se volverá más paciente, más generoso, más misericordioso, en imitación del Corazón de Jesús “.



El Papa invitó a que los fieles repitieran una oración que aprendió de niño de su abuela: “Jesús, haz que mi corazón se parezca al tuyo”. +