Lunes 8 de marzo de 2021

Alegría en la diócesis de Quilmes por la consagración del club Defensa y Justicia

  • 25 de enero, 2021
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
Los obispos de Quilmes se unieron a la alegría del club Defensa y Justicia por su consagración en la Copa Conmebol Sudamericana.

Unidos a la alegría de la comunidad de Florencio Varela, el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, y su obispo auxiliar, monseñor Marcelo Julián Margni, felicitaron al club Defensa y Justicia por su consagración en la Copa Conmebol Sudamericana, “uno de los torneos más importantes de Latinoamérica”. 

Los obispos saludaron “a todo el personal del club, cuerpo técnico y jugadores”, a quienes consideran “un orgullo para todo el pueblo varelense y para nuestra diócesis de Quilmes”.

“La obtención de este título es un importantísimo logro, que esperamos sea el primero de muchos en el plano internacional y en la primera categoría. Sin embargo, este galardón es producto de un camino que se inició con compromiso, seriedad, trabajo, orden y respeto”. 

“En 1978 ‘El Halcón de V0arela’ se afiliaba a la AFA y debutaba en la primera D. Un poco más de 40 años después, lo disfrutamos en la máxima categoría del fútbol argentino, y coronado en una copa internacional, en su segunda participación”.

Campaña Donación AICA

“Por esto queremos felicitar y reconocer al presidente de la institución, José Lemme, y a todas las autoridades. También a las socias y socios. El club emblema de Varela crece en obras y los logros se empiezan a ver. Como mencionamos, está de manifiesto el crecimiento sostenido y consciente. Y la alegría es doble: porque el deporte es una parte muy valiosa en la construcción de la sociedad”.

“Queremos, además, recordar a todas las personas que dieron vida a este club a partir de 1935, y que lo convirtieron en una las principales instituciones de Florencio Varela ya a partir de las décadas del ’40 y ‘50”.

“Nos alegramos junto con todo Florencio Varela y deseamos que este club, que hoy es un modelo a imitar, siga dando sus frutos y siendo orgullo para toda la ciudad y nuestra diócesis”.+