Viernes 14 de junio de 2024

Agradecida, Rafaela despidió a las religiosas del Divino Maestro

  • 17 de julio, 2019
  • Rafaela (Santa Fe) (AICA)
El obispo de Rafaela, monseñor Luis Fernández, presidió el lunes 15 de julio una misa en ocasión de la despedida de las hermanas de la Compañía del Divino Maestro, que dejan la diócesis. En su homilía, deseó que en el futuro "la semilla sembrada a lo largo de tantas generaciones haya dejado plasmado como carisma en la diócesis el camino que recorrieron tantas hermanas religiosas del Divino Maestro, que vivieron en medio de nosotros".
Doná a AICA.org
Con una misa presidida por el obispo de Rafaela, monseñor Luis Fernández, las hermanas de la Compañía del Divino Maestro se despidieron el lunes 15 de julio de la diócesis, luego de 39 años de presencia ininterrumpida.

En su homilía, el prelado invitó a los fieles a "celebrar la bondad de Dios, que a lo largo de estos 39, años ha regalado a la diócesis, la presencia de las hermanas de la Compañía del Divino Maestro, fundada por la hermana Natalia Montes de Oca y el Cardenal Santiago Luis Copello, que tuvieron la lucidez, la audacia y el entusiasmo de aportar a la Iglesia, un espacio significativo para la mujer, mucho antes del mismo Concilio Vaticano II", reconoció, destacando la figura de la mujer "como protagonista del desarrollo de su propio potencial humano".

"Como diócesis queremos tener memoria agradecida, no sólo mirando estos 39 años de su presencia en Rafaela, sino también confiados en el futuro, en que ?la semilla sembrada? a lo largo de tantas generaciones haya dejado plasmado como carisma en la diócesis el camino que recorrieron tantas hermanas religiosas del Divino Maestro, que vivieron en medio de nosotros", destacó.



"Supieron hacer ?presencia? en medio de una ciudad que se había propuesto desde la mitad del siglo pasado, realizar un desarrollo económico, social, cultural", recordó el obispo, para acompañar y superar la tentación de "un mero laicismo", abriéndolo a lo "trascendente y significativo".

En ese sentido, añadió: "Así la ciudad se enriquecía con los cursos de Teología, Biblia, Liturgia, Asistencia Social, un proyecto inteligente, que inspirado en la madre Natalia llegaba para despertar la imaginación, promover talentos, sobre todo femeninos, brindando a la mujer y al hombre poder llegar a las cumbres de la sabiduría, y que ahora, desde Buenos Aires, con sentido federal, se acercaba a los pueblos y ciudades de todo el país".

"Hermanas y hermanos es por todo esto que hoy despedimos a las hermanas con un corazón agradecido a Dios, como nos decía el Apóstol San Pablo, alegres, con el compromiso ahora de que ?la bondad de Dios, siga haciéndose conocida?", expresó, reconociendo que las religiosas "dejaron su vida con generosidad y entrega en esta ciudad".

"Hermanas: les decimos gracias y que vamos a poner en práctica todo lo aprendido", concluyó.+