Jueves 11 de agosto de 2022

Acción de gracias por los 40 años de presencia de las hermanas Clarisas en Merlo-Moreno

  • 30 de marzo, 2022
  • Moreno (Buenos Aires) (AICA)
Con una misa presidida por monseñor Miñarro, la comunidad de Merlo-Moreno dio gracias a Dios por los 40 años de presencia de las hermanas clarisas.
Doná a AICA.org

La comunidad de Merlo-Moreno celebró el 25 de marzo una misa en acción de gracias por los 40 años de presencia de las hermanas Clarisas en la diócesis.

La Eucaristía estuvo presidida por el administrador diocesano de Merlo-Moreno, monseñor Oscar Eduardo Miñarro, y concelebrada por el presbítero Mauricio Larrosa, rector del Seminario San José de Morón, el presbítero José Maria Recondo, de la diócesis de Morón y el presbítero Sergio Vera, párroco de Santa María de Guadalupe

Con una nutrida concurrencia, se hizo memoria agradecida de las hermanas que estuvieron y de los laicos que colaboraron en la trayectoria de la comunidad religiosa en la diócesis.

En su homilía, monseñor Miñarro consideró providencial celebrar, en el día de la Encarnación del Señor, el aniversario de la comunidad religiosa. “Este Dios que dejando su lejanía, un Dios tan trascendente que parece inaccesible, empieza a buscar una casa donde vivir, y ese es el primer misterio que podemos celebrar con ustedes: esta búsqueda de una casa donde encarnar también, en el caso de ustedes, el carisma”, comparó.

“Así como para María habrá sido toda una cuestión, esta invitación de ser morada, así como para Clara fue todo un desafío y una cuestión de búsqueda salir de su casa paterna para buscar una morada, también seguramente para las hermanas que han emprendido este pequeño éxodo, esta salida desde Buenos Aires, no habrá sido sin desafíos”, observó.

“Vuelven a resonar las palabras del ángel, donde el Espíritu habrá actuado para que el venir para acá sea motivo de alegría para aquellas hermanas que en 1982, se vinieron. La voz del Espíritu diciendo ‘apuesten a la alegría’, esta alegría que es identidad de ustedes, y que seguramente trajeron las primeras hermanas”.

“Y por otro lado ‘No teman’, como hizo Clara, saliendo de aquel lugar y buscando su destino, pero sabiendo que tenía que hacer la voluntad del Padre”, añadió. 

“Hoy estamos descubriendo, a lo mejor es fácil mirando 40 años para atrás, que para Dios no hay imposibles y que simplemente seguimos buscando vivir la voluntad del Padre”.+