Sábado 15 de mayo de 2021

Acción de gracias en Posadas por los 80 años de un sacerdote

  • 17 de febrero, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
La diócesis de Posadas celebró con alegría el martes 16 de febrero, el cumpleaños N° 80 del presbítero Domingo Rendiche. En acción de gracias, el sacerdote celebró una misa en el seminario diocesano.
Doná a AICA.org

Con una misa en acción de gracias celebrada junto con seminaristas y sacerdotes en el seminario diocesano Santo Cura de Ars, el presbítero Domingo Rendiche, de la diócesis de Posadas, festejó el 16 de febrero sus 80 años.

La diócesis de Posadas celebró con alegría el don de su vida y compartió una biografía recordando sus pasos en el camino junto al Señor y destacando su aceptación de la voluntad de Dios, incluso en la adversidad. La transcribimos a continuación:

“Domingo Julián Rendiche nació un 16 de febrero de 1941 en la localidad de Azara. Allí, de pequeño, escuchó la inconfundible voz del Señor, que lo llamaba a entregar su vida al sacerdocio. Ingresó al Seminario de Corrientes a los 13 años de edad y cursó la filosofía en Catamarca y la teología en Paraná. El 8 de abril de 1967 fue ordenado presbítero por Monseñor Kemerer en su pueblo natal. Domingo recuerda que: ‘La celebración se realizó a las 9, con la participación de casi todo el pueblo. Al día siguiente presidí mi primera misa, también en Azara. Después hubo un gran almuerzo’”.

“El padre Domingo se desempeñó como vicario en la parroquia San Antonio, junto al padre Juan Roziak durante dos años. Luego se trasladó a la comunidad parroquial de Sagrada Familia, donde trabajó durante cinco años. Posteriormente ejerció su ministerio en la catedral San José, de Posadas por catorce años. Pero su trabajo pastoral no se limitó a las parroquias sino que fue ‘mano derecha’ de los obispos Kemerer y Giaquinta. Asimismo, colaboró con monseñor Piña en la creación de la diócesis de Iguazú”.

“Sin embargo, la efusión que derramaba en sus labores se vio opacada con un repentino problema de salud. En el año 1988 el padre Domingo sufría un ACV que lo llevaría a repensar su trabajo pastoral y el sacerdocio. Muchos fueron los años que le costó retomar la movilidad de sus extremidades y un dominio parcial del lenguaje.  Aunque esta era una nueva cruz que debía cargar, jamás se defraudó sino que aumentó su confianza en el Altísimo”.

“Durante los años de recuperación, el padre ha puesto en práctica aquello que reza el responsorio breve de las Vísperas: ‘Éste es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por su pueblo’ (común de pastores). Ha sido un pilar fundamental en todo su ministerio la oración humilde y confiada. De ningún modo, Domingo ha disminuido su fe en el Señor, sino que confiando más en Él, ha sobrellevado este peso uniéndolo a los padecimientos del Salvador. Esta fe profunda lo ha llevado a aceptar y amar la Voluntad de Dios, que muchas veces, es diferente a la de las personas”.  

“Los últimos 25 años el padre ha participado en la formación de los seminaristas  para nuestras diócesis de Posadas, Oberá y Puerto Iguazú. Desempeña aquí un papel preponderante, acompañando a los sacerdotes formadores y a los muchachos que disciernen su vocación. Él se ha ganado el cariño de todos”. 

“La vida del padre Domingo es un fiel reflejo del amor del Buen Pastor. Celebrando Misas en distintas parroquias y acompañando al seminario, guía a todos por los senderos que conducen a la santidad”.+