Jueves 26 de mayo de 2022

Abusos: El Vaticano y el secretario del Papa emérito refieren al informe de la Iglesia alemana

  • 20 de enero, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Vocero vaticano expresó "vergüenza y remordimiento" por casos denunciados y cercanía con las víctimas. Mons. Georg Gänswein anticipó que Benedicto XVI "examinará el texto con la atención necesaria".
Doná a AICA.org

Al menos 497 personas sufrieron abusos en la arquidiócesis de Múnich-Freising, en un período de casi 74 años (desde 1945 hasta 2019). La mayoría de las víctimas varones son 247, mientras las mujeres son 182, el 60% de los cuales tenían una edad comprendida entre 8 y 14 años. Son 235 los autores de los abusos, entre ellos 173 sacerdotes, nueve diáconos, cinco agentes de pastoral y 48 personas del ámbito escolar. Son estas las cifras del informe sobre los abusos del clero en la Iglesia de Múnich, elaborado por el bufete de los abogados Westpfahl Spilker Wastl por encargo de la arquidiócesis en febrero de 2020.

El informe fue presentado en la mañana de ayer, jueves 20 de enero, en una conferencia de prensa de dos horas en la "Haus der Deutschen Wirtschaft", a la que asistieron representantes de la arquidiócesis, pero no el arzobispo, cardenal Reinhard Marx. También estuvieron presentes miembros del consejo de víctimas de abusos de la arquidiócesis. Durante la reunión, el abogado Martin Pusch, director del bufete de abogados encargado, y la abogada Marion Westphal, leyeron extractos de las más de mil páginas.

En más de un año de trabajo, el informe se centró en el tratamiento de los casos de abusos del pasado mediante entrevistas con las víctimas y los responsables. De las 71 personas entrevistadas, 56 respondieron a la solicitud. Las declaraciones se compararon a finales de agosto de 2021. Según los expertos, el número de delitos no denunciados sería "considerablemente mayor".

La gestión de los arzobispos
En particular, el informe repasa la gestión de los sucesivos arzobispos de Múnich: Michael von Faulhaber, Joseph Wendel, Julius Doepfner, Joseph Ratzinger, Friedrich Wetter y Reinhard Marx. El papa emérito Benedicto XVI, que fue arzobispo de Múnich de 1977 a 1982, también fue examinado en sus años como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La comisión independiente habría identificado cuatro casos ocurridos durante el ministerio del entonces cardenal Ratzinger, y los responsables de los abusos siguen en sus cargos. Los redactores del informe creen que hubo alguna responsabilidad, mientras que el Papa emérito -según ellos- respondió a las preguntas y dijo que no tenía conocimiento de la situación. El caso más llamativo, el de un sacerdote de la diócesis de Essen que luego fue trasladado a Múnich, ya se conocía desde 2010.

La Iglesia de Múnich decidirá el 27 de enero
El cardenal Marx, dijo Pusch en la conferencia, debería ser culpado por los "errores" en su conducta en relación con dos casos de abuso en 2008. Hubo un aumento significativo en el número de quejas desde 2015. El contenido del informe no fue conocido por los dirigentes de la arquidiócesis de Múnich hasta su publicación, con la excepción de algunas informaciones en la prensa alemana. La Iglesia de Múnich comentará el contenido del informe "tras un primer examen" el jueves 27 de enero.

Declaración de Matteo Bruni
El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, dijo a los periodistas: "La Santa Sede cree que debe prestar la debida atención al documento, cuyo contenido se desconoce actualmente. En los próximos días, tras su publicación, examinará adecuadamente sus detalles". "Al reiterar su sentimiento de vergüenza y remordimiento por los abusos de menores cometidos por clérigos", dice la nota del Vaticano, "la Santa Sede asegura la cercanía a todas las víctimas y confirma el camino emprendido para proteger a los más jóvenes garantizándoles ambientes seguros".

Declaración de Mons. Gänswein
Monseñor Georg Gänswein, secretario particular del Papa emérito, dijo a los periodistas: "Benedicto XVI no conoció el informe del bufete Westpfahl-Spilker-Wastl, que tiene más de mil páginas, hasta esta tarde. En los próximos días examinará el texto con la atención necesaria. El Papa emérito, como ya repitió varias veces durante los años de su pontificado, manifiesta su conmoción y vergüenza por los abusos a menores cometidos por clérigos, y expresa su cercanía personal y su oración por todas las víctimas, algunas de las cuales conoció en ocasión de sus viajes apostólicos".+