Jueves 9 de diciembre de 2021

Tristeza de los obispos correntinos por un caso de aborto en Santo Tomé

  • 1 de abril, 2019
  • Santo Tomé (Corrientes)
Los tres obispos de la provincia de Corrientes expresan su tristeza por el caso de una niña de 13 años, que quedó embarazada tras ser víctima de una violación y a la que se le practicó un aborto en la ciudad de Santo Tomé. "Nunca la muerte puede ser la mejor solución", advierten en un comunicado, y reclaman al Estado que con la misma premura que se autorizó esa práctica, se busque y condene al perpetrador de la violación.
Doná a AICA.org
Los tres obispos de la provincia de Corrientes expresaron su tristeza por el caso de una niña de 13 años, que quedó embarazada tras ser víctima de una violación y a la que se le practicó un aborto en la ciudad correntina de Santo Tomé.

Los prelados reclaman al Estado y a los que deben actuar ante estos hechos que "así como han obrado rápidamente frente a este penoso suceso, actúen de la misma manera buscando y condenando a quien haya sido el presunto violador".

"A pocos días de que en la Argentina se celebre el "Día del Niño por Nacer", se nos ha dado a conocer una triste noticia. En la ciudad de Santo Tomé, una niña de 13 años fue abusada y producto de ese ataque quedó embarazada. Luego, y por autorización de la justicia, se le practicó un aborto. A nosotros este final nos entristece. Nunca la muerte puede ser la mejor solución", advierten en un comunicado.

El comunicado lleva las firmas del arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap; y los obispos Gustavo Montini (Santo Tomé) y Adolfo Canecín (Goya).



Texto del comunicado
A pocos días de que en Argentina se celebre el "Día del Niño por Nacer", se nos ha dado a conocer una triste noticia. En la ciudad de Santo Tomé, una niña de 13 años fue abusada y producto de ese ataque quedó embarazada. Luego, y por autorización de la justicia, se le practicó un aborto. A nosotros este final nos entristece. Nunca la muerte puede ser la mejor solución.

Sucesos de esta envergadura ameritan serenidad y ponderación porque está en juego la vida de seres humanos. Esperamos que el Estado y aquellos a quienes compete hacerlo, así como han obrado rápidamente frente a este penoso suceso, actúen de la misma manera buscando y condenando a quien haya sido el presunto violador, siendo que esa persona continúa estando entre nosotros. Su presencia pone en riesgo la integridad de toda la comunidad, y sobre todo de aquellas personas más vulnerables e indefensas.

Por otra parte, a la pequeña también se le practicó una esterilización quirúrgica (ligadura de trompas), en atención al "déficit de cuidados y protección" en su contexto "socio-económico familiar", según relatan los medios. Podríamos preguntarnos si esta práctica no vuelve a ubicar a esta niña en una condición aún más pasible de nuevos actos de violencia física y sexual. Confiamos en que los diversos organismos del Estado estarán atentos para que hechos de estas características no vuelvan a suceder entre nosotros.
+