Domingo 7 de marzo de 2021

Un arzobispo ecuatoriano y un obispo mexicano víctimas del Covid

  • 15 de diciembre, 2020
  • Aguascalientes (México) (AICA)
Mons. Ruiz Navas, 90 años, arzobispo emérito de Portoviejo en Ecuador y Mons. Torre Martín, de 68 años, obispo de Aguascalientes (México), fallecieron por Covid esta semana.

La Iglesia en Latinoamérica llora la muerte de dos prelados víctimas de Covid-19 fallecidos esta semana. En Ecuador, el arzobispo emérito de Portoviejo, de 90 años murió el pasado 10 de diciembre y en México, monseñor José María de la Torre Martín, de 68 años, fallecido ayer, se convirtió en el primer obispo mexicano en fallecer a causa del Covid-19. 

Un mes después del fallecimiento del cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga, arzobispo emérito de Quito, Ecuador vuelve a llorar la muerte de un prelado víctima del Covid19. 

Monseñor José Mario Ruiz Navas, primer obispo que tuvo Portoviejo (Manabí) falleció el 10 de diciembre en Latacunga. Era oriundo del cantón Pujilí, provincia de Cotopaxi.

En sus labores de evangelización, monseñor Ruiz Navas fue obispo de Latacunga y Portoviejo, destacándose por su apoyo a los más pobres y jóvenes con la creación de centros artesanales y dispensarios médicos, además de programas de saneamiento ambiental y la creación de Radio Católica de Manabí y del seminario de San Pedro, resaltó la Conferencia en una semblanza.

Se destaca su labor social y compromiso con sectores sociales muy específicos, entre ellos comunidades indígenas. No en vano, el 31 de enero de 1985 fue gestor del encuentro entre el papa Juan Pablo II y representantes de comunidades indígenas en una visita por Latacunga.

La vida de monseñor Ruiz estuvo cargada de compromisos e iniciativas. Entre otras cosas se recuerda su participación en la fundación de Radio Latacunga un 8 de diciembre de 1981. También su colaboración con campesinos y formación de agentes pastorales. Desde siempre, su preferencia por los pobres y jóvenes estuvo latente.

Pero uno de los momentos más recordados de su vida fue cuando el 25 de febrero de 1994 el papa Juan Pablo II elevó la sede episcopal de Portoviejo a arquidiócesis. Fue ahí cuando Ruiz se convirtió en el primer arzobispo de esa región vinculada a Manabí. Su lema “Que todos sean uno”.

En ese lugar también tuvo incidencia con temas relacionados a la comunicación a través de la fundación de Radio Católica Manabí. Más tarde también se destacaría como columnista en medios como El Universo.

Campaña Donación AICA

Monseñor Ruiz nació en Pujilí, provincia de Cotopaxi, el 20 de julio de 1930. El 10 de diciembre pasado, a la edad de 90 años, partió a la Casa del Padre. Su legado, como el de tantos otros que entregaron su vida al servicio del prójimo, permanece intacto.

Primer obispo mexicano víctima del coronavirus
El obispo de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, se convirtió en el primer obispo mexicano en fallecer a causa del Covid-19. Tres días después de su ingreso al hospital Hidalgo De la Torre Martín tuvo que ser sometido a intubación, situación que se prolongó por más de un mes.

El 14 de diciembre la diócesis de Aguascalientes informó: “con profunda pena y dolor, pero con la esperanza puesta en Nuestro Señor Jesucristo, vencedor de la muerte y del pecado, comunico a todos ustedes, que hace unos instantes nuestro señor obispo don José María de la Torre Martín fue llamado a la casa del Padre”. Tenía 68 años de edad.

En todas las iglesias de Aguascalientes informaron del fallecimiento del obispo mediante el toque de campanas.

La Conferencia del Episcopado Mexicano, a través de su secretario general, monseñor Alfonso Miranda Guardiola, expresó a nombre de los obispos del país, su cercanía con la comunidad diocesana, sacerdotes, miembros de la vida consagrada y demás fieles de la diócesis de Aguscalientes.

El 19 de junio de 2002, el papa Juan Pablo II nombró a monseñor José María de la Torre Martín obispo auxiliar de Guadalajara, y seis años después, el 31 de enero de 2008 el papa Benedicto XVI lo nombró obispo de Aguascalientes. 

Hasta el momento, los obispos mexicanos que han superado el SARS-CoV-2 suman siete: dos arzobispos: monseñor Domingo Díaz Martínez, arzobispo de Tulancingo (72 años), y monseñor Faustino Armendáriz Jiménez, arzobispo de Durango (65 años); cinco obispos: monseñor Salvador Rangel, obispo de Chilpancingo-Chilapa (74 años); monseñor Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, obispo de Cancún-Chetumal (70 años); monseñor Sigifredo Noriega, obispo de Zacatecas (68 años), monseñor José Raúl Vera López, obispo de Saltillo (75 años), y monseñor José Guadalupe Torres, obispo de Ciudad Juárez (60).+