Viernes 1 de julio de 2022

Vaticano: Hacia una pastoral ordinaria sobre la personas mayores y la vejez

  • 10 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa invita a sentar las bases para una pastoral ordinaria, sobre esta etapa de la vida, aseguró el Card. Kevin Farrell durante la presentación del Mensaje para la Jornada de los abuelos y mayores.
Doná a AICA.org

“El Santo Padre nos invita a tomar conciencia de la relevancia de las personas mayores en la vida de las sociedades y de nuestras comunidades ya hacerlo de forma no episódica sino estructural. En otras palabras, no se trata de perseguir una emergencia, sino de sentar las bases para una pastoral a largo plazo que nos involucrará en las próximas décadas”, explicó el cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, al presentar esta mañana en la Oficina de Prensa del Vaticano el mensaje del papa Francisco para la II Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores.

La Jornada se celebra el cuarto domingo de julio -este año el 24 de julio- sobre el tema: "En la vejez todavía darán fruto" (Sal 92,15).

Junto al cardenal Farrell, intervinieron el doctor Vittorio Scelzo, encargado de la pastoral de los ancianos del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida; la señora Maria Francis, de Communio, de la Conferencia de Obispos Católicos de India; y la señora Giancarla Panizza, de la Asociación Auser para el Envejecimiento Activo, de Sartirana, Italia. 

En su presentación el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida explicó que el justamente el Santo Padre quiso instituir una Jornada Mundial destinada a celebrarse cada año y marcar el tiempo litúrgico a partir de ahora, observó el cardenal Farell. 

Por la misma razón, en la Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, por primera vez, la pastoral de los ancianos se indica como una de las principales competencias -como la de los jóvenes- de un dicasterio de la Curia romana. Nos guste o no, el tema de los ancianos afectará nuestro futuro”.

El purpurado subrayó a continuación cómo “el Santo Padre insiste en la necesidad de una pastoral ordinaria en esta etapa de la vida y el mensaje que presentamos hoy es un claro ejemplo de esta preocupación”, dijo el cardenal y señaló algunos "tesoros de este momento de la vida” que el Santo Padre destaca y que son "pilares sobre los que construir una verdadera espiritualidad de la vejez". 

El primero es el de la ternura. El segundo elemento fundante de una espiritualidad de la vejez es la tutela y el tercer pilar de la espiritualidad de la vejez del que habla el Papa es la oración. 

“El mensaje del Papa para la próxima Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, agregó el prefecto, es la alternativa a la cultura del descarte: nos ayuda a todos, y a los propios ancianos, a entender que, lejos de ser material para tirar, tienen una vocación específica dentro de nuestras comunidades. En este tiempo que anhela la paz, la Iglesia tiene una gran necesidad de personas mayores, que tengan el 'don' de la ternura, que sean capaces de velar e interceder”.

En su mensaje difundido este martes 10 de mayo por la Oficina de Prensa de la Santa Sede el Santo Padre se dirige a su generación para recordar que los que atraviesan la vejez tienen una misión importante en la vida. Están llamados a ser “artífices de la revolución de la ternura” y a “liberar juntos al mundo de la sombra de la soledad y del demonio de la guerra”. Así, el Papa invita a redescubrir esta etapa como “el don de una larga vida”. 

El Papa invita a los abuelos y a los mayores a seguir dando fruto y les propone vivir de manera particular la dimensión de la oración. Esta –señala Francisco– es “el instrumento más valioso que tenemos, y que es el más apropiado para nuestra edad”. Y es que una “invocación confiada puede hacer mucho, puede acompañar el grito de dolor del que sufre y puede contribuir a cambiar los corazones”. 

La Jornada se estableció en 2021 y se celebra cada año en toda la Iglesia en el cuarto domingo de julio, en torno a la festividad de san Joaquín y santa Ana, los “abuelos” de Jesús. Este año tendrá lugar el 24 de julio.+