Viernes 12 de agosto de 2022

Una imagen del Negro Manuel acompaña a la Virgen en la Casa Rosada

  • 10 de noviembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Con una misa en la capilla de la Casa de Gobierno Nacional, fue recibida la imagen del Negro Manuel, que permanecerá junto a la Virgen de Luján.
Doná a AICA.org

En el día de los afroargentinos, que se celebra el 8 de noviembre en recuerdo de la capitana negra María Remedios del Valle, la imagen del Negro Manuel, custodio de la Virgen de Luján, confeccionada por las monjas Carmelitas Descalzas de Luján, llegó a la capilla de la Casa de Gobierno Nacional.

La misa estuvo presidida por el capellán de la Casa de Gobierno, presbítero Francisco Roverano, y concelebrada por el sacerdote ruandés Jean Bosco Nsengimana Mittigo.

“Antes que me enviaran a misionar a la Argentina, mi mamá, que es de la Legión de Maria,  me dijo que me quedara tranquilo porque acá me iba a cuidar la Virgen como lo hizo con el Negro Manuel”, expresó el sacerdote de Ruanda, párroco de una capilla, llamada Nuestra Señora de Luján, en el barrio 17 de noviembre, de Villa Celina, localidad del partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires. 

“La historia del Negro Manuel no es un mito, es una realidad. Existe un acta de venta que lo confirma. Entonces le podemos pedir hoy a Dios reconciliarnos con nuestra historia y poder perdonarnos. Así nos podremos sentir hermanos y hermanas”, afirmó. “Porque al olvidarse la hermandad es que viene la esclavitud”, advirtió. 

El Negro Manuel cuidó de la imagen de la Virgen desde 1630, cuando se produjo el primer milagro en que la imagen de la Virgen impidió que avanzara la carreta que la trasladaba a Santiago del Estero. 

En la Estancia Rosendo, a orillas del río Luján, quedó al resguardo de la Virgen morocha como testigo del primer milagro, que fue quedarse en esas inhóspitas tierras casi dos siglos antes de iniciarse la creación del Estado argentino. Luego vendrían los milagros. Su primer registro fue Pedro Montalbo, el sacerdote enfermo que salvó su vida por las curaciones practicadas por el Negro Manuel. “La Virgen lo quiere para que sea su capellán”, fue la frase que le dijo Manuel mientras lo ungía en el pecho con el aceite de una lámpara. Nacido en Guinea Superior, el negro Manuel fue esclavo. Pero se consideraba solamente "esclavo de la Virgen" -a quien tras el milagro  levantó en barro la primera capilla de barro en lo que hoy es Zelaya, partido de Pilar-  y permaneció cuidando a su "Ama" y "Señora" hasta su muerte en 1686. 

En la misa había dos imágenes del Negro Manuel, debido a que dos semanas atrás, Gabriel Duna, de los Misioneros de Francisco, de Luján,  junto con Tamara Barbará, coordinadora de la Comisión de Afrodescendientes de la Asociación del Personal Legislativo (APL), habían acercado a los pies de la Virgen una imagen del esclavo africano que la Iglesia ha declarado siervo de Dios. Esa nueva estatuilla quedará en la capilla de la Casa Rosada y la imagen que antes estaba allí fue cedida para ser instalada en la capilla de Villa Celina.   

La llegada de la imagen del Negrito Manuel comenzó a gestarse el 25 de octubre, durante una misa celebrada por el capellán Roverano en la que participó el subsecretario del programa “El Estado en tu barrio”, Juan Manuel Vila, y el teniente coronel Guillermo Gomar, tercero al mando de la seguridad en la Casa de Gobierno, quienes desde aquel día, empezaron a coordinar los preparativos para las misas y la llegada de las estatuillas.

Gomar quedó conmovido cuando acompañó al presidente de la Nación Alberto Fernández en su sorpresiva visita el 1° de octubre último a la Casita de la Virgen que los Misioneros de Francisco tienen en Luján.  De allí nació la idea de entronizar al “siervo de Dios”, como llamó el papa Francisco, al protector africano de la Virgen.

“El Negro que vino atado en el fondo del barco, sin comer ni beber, fue reivindicado cuando viajó en primera y con un presidente”, dijo el peregrino y referente de los Misioneros de Francisco en Luján, sobre la primera visita del presidente Alberto Fernández al Papa, en la que llevó de regalo una imagen del Negro Manuel.

“Cuando en las peregrinaciones cargamos en nuestros hombros la imagen del Negro Manuel, estamos alzando al humilde y él es el último de los últimos por su condición de negro y esclavo. Ese es el significado. De ahí el amor que nos llevó, hace cinco años, a colocar su imagen y toda su historia en la basílica de Luján. Y el año pasado, una ermita en la ruta del peregrino”, explicó Duna, quien este lunes peregrinó junto a sus compañeros de Misioneros de Francisco, desde la sede de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular hasta la Casa Rosada, acompañados por Esteban Castro, secretario general de la UTEP.

Al acto en la Casa Rosada asistió la presidente del Partido Demócrata Cristiano de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandra Muchart, junto con dos integrantes de la junta ejecutiva de ese partido, Gustavo Díaz Noblega y Gabriela Micucci. Tamara Barbará, de la Asociación del Personal Legislativo,  asistió al acto acompañada por su madre, Elida Obella, afiliada a la democracia cristiana, quien en 2019 integró como candidata a legisladora la lista por la Vida y la Familia. Madre e hija descienden de uno de los primeros porteros del Congreso, de origen africano.+