Lunes 20 de septiembre de 2021

Un joven católico fue declarado "ciudadano vietnamita mártir"

  • 1 de junio, 2021
  • Huè (Vietnam) (AICA)
El presidente comunista de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, otorgó al joven católico Peter Khoa el reconocimiento de "ciudadano vietnamita mártir".
Doná a AICA.org

Un joven católico que dio su vida para salvar a tres chicas estudiantes de morir ahogadas, fue reconocido mártir por la nación vietnamita. El propio presidente de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, fue quien otorgó al joven católico Peter Khoa el reconocimiento póstumo de “ciudadano vietnamita mártir”. Su historia y su sacrificio tuvieron gran resonancia nacional y son un ejemplo de cómo los fieles católicos vietnamitas se comprometen, hasta el final, por el bien de los demás, de la sociedad, de la nación.

El pasado 30 de abril, fiesta nacional en la que Vietnam celebra la reunificación del país, Peter Khoa Nguyen Van Nha vio cómo tres chicas escolares pedían ayuda al estar en peligro de ahogarse en el mar en Thuan, una playa turística cercana a la ciudad de Huè. El mar estaba embravecido y las olas arrastraban a las tres chicas que se habían zambullido descuidadamente mar adentro. 

Sin dudarlo, Peter Khoa se lanzó valientemente al agua y nadó para rescatarlas, y las llevó una a una a la orilla. Sin embargo, agotado tras su gran esfuerzo, no pudo ponerse a salvo y una violenta ola lo arrastró al mar. Después de unos 30 minutos, los guardias de seguridad de la playa intervinieron y encontraron su cuerpo sin vida.

La noticia de su sacrificio se hizo viral en las redes sociales y pronto apareció en las noticias nacionales y en los medios de comunicación públicos. Todos destacaron el valor, la dedicación, la humanidad de un joven que se considera un digno ejemplo para los jóvenes y para la nación, en un momento tan difícil, marcado por la pandemia. Las comunidades católicas, en particular, destacaron su altruismo y el hecho de “dar la vida por sus amigos” siguiendo el ejemplo de Cristo Jesús.

Cientos de personas, respetando la distancia y los protocolos anti-covid, asistieron al funeral en la iglesia de su parroquia, en un ambiente de profunda emoción, y un gran número de estudiantes y profesores de la Universidad de Huè, donde el joven estudiaba, participaron en la ceremonia, organizada en por la Unión de Jóvenes de Huè. 

Además, se puso en marcha una recaudación de fondos especial para ayudar a su familia, como gesto de gratitud y reconocimiento concretos por el gesto del joven.

Peter Khoa Nguyen Van Nha nació en 1988 en el seno de una familia católica muy pobre del distrito de Quynh Luu, provincia de Nghe An, perteneciente a la diócesis de Vinh. Estudiante de cuarto año en la Universidad de Huè, era conocido como un joven de carácter y de comportamiento ejemplar para la universidad y la comunidad. Era un laico comprometido y entusiasta en la iglesia. Además de su dedicación a los estudios, contribuía con diligencia a la vida pastoral y a las actividades de la Iglesia, pensando incluso, como decía su familia, en la posibilidad de ser sacerdote.

Los católicos en Vietnam
Vietnam, ubicada en el Sudeste Asiático, es oficialmente una “República Socialista, Unitaria Marxista-Leninista Unipartidaria”. En una superficie de 331.000 kilómetros cuadrados tiene una población de 96 millones de habitantes, cuyo 90 por ciento son budistas. La comunidad católica es de unos 5 millones de personas, aproximadamente el 8 por ciento de la población.

Las actividades sociales de la Iglesia católica apenas se publican en los periódicos estatales y en las redes sociales. Sin embargo, los organismos, instituciones y comunidades eclesiásticas en todo el país siguen llevando a cabo silenciosamente numerosas actividades caritativas, humanitarias y sociales en favor de las personas más desfavorecidas y vulnerables, a través de 2668 parroquias y 2228 sacerdotes. 

El sacrificio de Peter Khoa Nguyen Van Nha es entendido por todos como un testimonio pleno y concreto de las enseñanzas de Jesucristo. El don supremo de la vida de Peter Khoa Nguyen Van Nha -dicen los fieles que lo conocieron- es una semilla de la Buena Nueva del Evangelio plantada en la sociedad vietnamita.

Vietnam no mantiene relaciones diplomáticas con la Santa Sede, si bien hubo contactos regulares desde 1990. En 2007 el primer ministro Nguy?n T?n D?ng visitó al papa Benedicto XVI.+