Jueves 24 de junio de 2021

Todos en la India deberían avergonzarse de los atroces actos cometidos contra las religiosas

  • 17 de marzo, 2015
  • Nueva Delhi (India)
"La violencia física infligida a las religiosas, la violación de una monja, anciana y enferma, la profanación de hostias consagradas, son actos crueles e inhumanos, de los cuales ¡todos los ciudadanos de la India deberían avergonzarse!", afirman los obispos de la India en un comunicado en el que expresan una dura condena por los episodios ocurridos en la escuela de Jesús y María en Ranaghat, en el estado de Bengala Occidental.
Doná a AICA.org
"La violencia física infligida a las religiosas, la violación de una monja, anciana y enferma, la profanación de hostias consagradas, son actos crueles e inhumanos, de los cuales ¡todos los ciudadanos de la India deberían avergonzarse!", afirman los obispos de la India en un comunicado en el que expresan una dura condena por los episodios ocurridos en la escuela de Jesús y María en Ranaghat, en el estado de Bengala Occidental.

"La Conferencia Episcopal de la India -añade el texto- tuvo conocimiento de lo ocurrido con profundo dolor y consternación. Al condenar tales actos innobles, la Conferencia Episcopal de la India expresa su solidaridad con las víctimas de la violencia y pide al primer ministro de Bengala Occidental que tome las medidas adecuadas para llevar a los responsables ante la justicia y proporcionar una protección adecuada a las hermanas y a las instituciones religiosas. Su servicio desinteresado ha contribuido en gran medida al desarrollo y al progreso de nuestra querida nación".

La policía arrestó a ocho hombres acusados de la agresión que tuvo lugar en la noche entre el 13 y el 14 de marzo. Los agresores, identificados gracias a las imágenes de las cámaras de circuito cerrado, son de edades comprendidas entre los 20 y 30 años.

La religiosa de 75 años de edad que había tratado de detenerlos fue conducida a una habitación y violentada. Los hombres robaron dinero en efectivo, un teléfono móvil, una notebook y una cámara de fotos. La religiosa fue dada de alta del hospital después de dos días de hospitalización.

Por su parte el arzobispo de Bombay y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de la India (CCBI), cardenal Oswald Gracias, consideró que "el ataque es más que despreciable: no sólo por la odiosa violencia en contra de una monja, sino también por la profanación de la capilla, el copón y custodia".

"Durante los últimos 19 años ?añadió el cardenal Gracias- este convento sirvió a la población local y trabajó para construir esta nación. Este ataque es emblemático de una inmoralidad grave y la depravación más profunda". Como presidente del CCBI, el próximo 19 de marzo (fiesta de San José), el cardenal celebrará una Misa de reparación por la religiosa.

También el presidente del Global Council of Indian Christians (GCIC), Sajan George, expresó que en esta situación, "la apatía de las autoridades para llevar ante la justicia a los elementos radicales permite que la violencia religiosa crezca. Despiadadas atrocidades como la violación de una monja proyectan la India en un momento bárbaro desde el punto de vista moral, lejos del desarrollo y del crecimiento del cual hablamos".

Los cristianos de la India afirman que el gobierno "no tomó medidas concretas para proteger a los cristianos. Tenemos que alzar la voz contra las atrocidades". El episodio ocurrió pocas semanas después de que el líder del Rashtriya Swayamsevak Sangh, el principal grupo de extremistas hindúes, había despreciado y deslegitimado el trabajo caritativo de las Hermanas de la Madre Teresa en Bengala Occidental, acusándolas de "hacer proselitismo".

Creado en 1818 por Santa Claudina Thevenet para educar y servir a los pobres, las Religiosas de Jesús y María ahora trabajan en 28 países de cuatro continentes. Además de la escuela secundaria de Ranagath (Bengala Occidental), la Congregación en la India dirige 13 escuelas. El Colegio de Nueva Delhi es considerado uno de los mejores en la India.+