Sábado 17 de abril de 2021

Segunda predicación de Adviento: "La paz como tarea"

  • 12 de diciembre, 2014
  • Ciudad del Vaticano
El capuchino Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, dedicó la segunda predicación de Adviento al don de la paz como "tarea y compromiso por el que trabajar". Delante del papa Francisco y los miembros de la Curia Romana, el religioso propuso que un modo de trabajar por la paz es rezando y consideró que "un campo de trabajo nuevo, difícil y urgente" es promover la paz entre las religiones. "La paz se hace comenzando de inmediato, siendo los primeros, incluso uno solo, también con un simple apretón de manos", subrayó.
Doná a AICA.org
El padre Raniero Cantalamessa, capuchino predicador de la Casa Pontificia, dedicó la segunda predicación de Adviento, delante del papa Francisco y los miembros de la Curia Romana, al don de la paz como "tarea y compromiso por el que trabajar".

El religioso recordó que "estamos llamados a imitar el ejemplo de Cristo, convirtiéndonos en canales a través de los cuales la paz de Dios puede alcanzar a los hermanos" y señaló que Jesús "no nos ha exhortado sólo a ser trabajadores de paz", sino que "nos ha enseñado con el ejemplo y la palabra, cómo se llega a ser trabajadores de paz", tal como se lo dice a sus discípulos: "Les dejo la paz, les doy mi paz".

Asimismo, diferenció la paz "lograda entre victorias", que proclamaba por aquellos tiempos César Augusto, de la predicada por Jesús, es decir las "victorias espirituales, no militares".

"El camino a la paz propuesto por el Evangelio no tiene sentido sólo en el ámbito de la fe; vale también en el ámbito político", advirtió el predicador y agregó: "Hoy vemos claramente que el único camino a la paz es destruir la enemistad, no el enemigo. Los enemigos se destruyen con las armas, la enemistad con el diálogo".

De este modo, indicó "la sangre de los enemigos es semilla de otros enemigos; en vez de destruirlos, los multiplica", por lo que propone un modo de ser trabajadores de paz: "rezar por la paz".

El padre Cantalamessa consideró que "se abre hoy un campo de trabajo nuevo, difícil y urgente: promover la paz entre las religiones" y destacó que este diálogo leal es posible porque "tenemos todos un único Dios". "Tenemos, subjetivamente, ideas distintas sobre Dios" pero "objetivamente, sabemos bien que Dios no puede haber más que uno". Y añadió que el Espíritu Santo es "un vínculo de paz entre los creyentes de todas las religiones e incluso entre todos los hombres de buena voluntad".

En un tercer punto de la predicación, el padre Cantalamessa propone un lema muy de moda "Think globally, act locally": piensa globalmente, actúa localmente. Se aplica en particular a la paz, observó.

La paz se hace exactamente "comenzando de inmediato, siendo los primeros, incluso uno solo, también con un simple apretón de manos".

"¿Cómo podemos nosotros, los cristianos, llamarnos promotores de la paz, si después nos peleamos entre nosotros?", preguntó. Pero no se refiere en este momento, a las divisiones entre las diversas confesiones cristianas; sino "a las divisiones que a menudo existen entre los que pertenecen a nuestra Iglesia católica, debido a las tradiciones, tendencias o diferentes ritos".

Haciendo referencia al tema de la Jornada Mundial de la Paz de este año 2014, "Fraternidad, fundamento y camino para la paz." recordó que el mensaje también se aplica a las familias religiosas, a las comunidades parroquiales, al sínodo de los obispos, a la Curia Romana? "¡Ustedes son todos hermanos!", dijo Jesús, "y si esta palabra no se aplica dentro de la Iglesia, en el círculo más estrecho de sus ministros, ¿a quién se aplica?"

A los apóstoles, "la venida del Espíritu Santo los transformó completamente; los descentró de sí mismos y los centró en Cristo".

Cada iniciativa, también la más espiritual puede ser o Babel o Pentecostés, explicó el predicador,"es Babel si cada uno con ella intenta hacerse un nombre" y "es Pentecostés si a pesar del sentimiento natural de lograr y recibir aprobación, se reitera constantemente la propia intención, poniendo la gloria de Dios y el bien de la Iglesia por encima de todos los deseos propios".

Además afirmó que el Espíritu Santo no anula las diferencias, no aplana automáticamente las divergencias. Antes de Pentecostés surgen divergencias pero no "vemos formarse partidos o frentes entre ellos". Cada uno expresa su propia convicción con respeto y libertad. Y señaló que "ha sido trazado así el modelo para cada asamblea de la Iglesia".

El padre Cantalamessa mencionando nuevamente a la Curia, exclamó: "¡Qué regalo para la Iglesia si ella fuera un ejemplo de fraternidad!" Aunque advierte que ya lo es, !al menos, mucho más de lo que el mundo y sus medios de comunicación tratan de hacernos creer"; pero -añadió- puede llegar a serlo cada vez más.

"Si la exhortación en nombre de Cristo tiene algún valor, si algo vale el consuelo que brota del amor o la comunión en el Espíritu, o la ternura y la compasión, les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento. No hagan nada por espíritu de discordia o de vanidad, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos. Que cada uno busque no solamente su propio interés, sino también el de los demás". Son palabras dirigidas por san Pablo a su queridos fieles de Filipos, "pero estoy seguro de que también expresan el deseo del Santo Padre hacia sus colaboradores y todos nosotros", afirmó el padre Cantalamessa.+