Jueves 24 de junio de 2021

Río Cuarto tuvo sus Jornadas de Ejercicios Espirituales

  • 10 de enero, 2019
  • Reducción (Córdoba)
Respondiendo a la iniciativa del equipo "Mama Antula", de la Fundación Manos Abiertas, una veintena de fieles provenientes de cuatro parroquias de la diócesis de Río Cuarto participaron de ejercicios espirituales en la localidad cordobesa de Reducción.
Doná a AICA.org
Una veintena de personas provenientes de cuatro parroquias de la diócesis de Río Cuarto asistieron a los ejercicios espirituales brindados por el equipo "Mama Antula", de la Fundación Manos Abiertas, que se llevaron a cabo en la localidad de Reducción.

La hermana María Cristina Martínez, integrante del equipo Mama Antula, señaló que los ejercicios espirituales "están destinados a personas con menos recursos que buscan una experiencia de Dios, desde una espiritualidad ignaciana".

"Los ejercicios espirituales son un modo de hacer relación, de encontrarse con el Señor, encontrarse con uno mismo. Es un modo que propone San Ignacio de Loyola, que va haciendo la experiencia propia en sí mismo de lo que uno va viviendo en su relación con el Señor y luego poniendo por escrito. Él se da cuenta que esto que le está pasando en su corazón, es un camino que puede servir a muchos, un camino de discernimiento, de oración, de ponerse sobre todo a la escucha, en un cara a cara con el Señor" explicó la religiosa.

En ese sentido, señaló que la propuesta de los ejercicios espirituales que lleva adelante Manos Abiertas, comprende ejercicios en silencio y de oración personal. "Este silencio que nos capacita para abrir el corazón y poder escuchar la voluntad del Padre sobre nosotros, escuchar nuestros deseos más hondos que es donde la voluntad del Padre se manifiesta" afirmó.



Las jornadas se realizaron desde el 23 al 25 de noviembre en el Santuario del Señor de la Buena Muerte, y contaron con la prédica del presbítero Diego Canale, un joven sacerdote que realiza su tarea pastoral en el sur de Neuquén.

"Fue un lujo tener al Padre Diego, lo llaman el ?Brochero del Sur?. Es un joven apasionado por Jesús, por el Evangelio y por la gente. Nos fue compartiendo el fuego interior que él tiene, con su simplicidad y sencillez, desde su propia experiencia personal, desde el camino que Dios ha hecho en su corazón" relató.

"Fue una experiencia maravillosa. Siempre nos llama la atención, porque a veces hay personas que nunca han hecho silencio y el corazón se siente inquieto ante esto. Pero las 21 personas que hicieron los ejercicios, entraron mansamente con el corazón totalmente puesto en manos de Dios" concluyó.+