Sábado 28 de enero de 2023

"Renovación y conversión", las claves del camino pastoral de Concordia

  • 5 de noviembre, 2018
  • Concordia (Entre Ríos) (AICA)
La Iglesia diocesana de Concordia se reunió el sábado 3 de noviembre en la Asamblea Pastoral convocada por el obispo, monseñor Luis Collazuol. En el camino de renovación y conversión pastoral en orden a una Iglesia diocesana misionera, misericordiosa y servidora, la Asamblea se propuso valorar y celebrar lo vivido en el presente año pastoral.
Doná a AICA.org
Convocados por el obispo, monseñor Luis Collazuol, representantes de las distintas comunidades de la diócesis de Concordia se congregaron el 3 de noviembre en la Asamblea Pastoral, que tuvo como objetivo valorar y celebrar lo vivido en el presente año pastoral.

La Asamblea se desarrolló en el marco de un camino de renovación y conversión pastoral en orden a una Iglesia diocesana misionera, misericordiosa y servidora. Con espíritu sinodal, se procuró recorrer el camino evangelizador en el quehacer cotidiano de diócesis y parroquias.

Dos acontecimientos destacados marcaron el camino en el año que culmina. Por un lado, el Encuentro Diocesano de Agentes de Pastoral, el 21 de abril, donde centenares de fieles se reunieron con el lema: "Animados por el Espíritu anunciamos a Jesús Vivo", para compartir, celebrar e impulsar el Camino pastoral diocesano.

En segundo lugar, el Año diocesano de la juventud, cuyo tema es el mismo que el Sínodo de Obispos: "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional", y se propone animar las iniciativas pastorales para poder responder a los desafíos que nos plantea la realidad joven en parroquias, zonas y diócesis, y generar una cultura vocacional en la acción pastoral.

La Asamblea diocesana de pastoral constituyó una ocasión de encuentro de los miembros del Pueblo de Dios de la Iglesia diocesana, sacerdotes, consagrados y laicos, equipos zonales, miembros de consejos pastorales parroquiales, comisiones de capillas, agentes parroquiales de pastoral, catequistas, coordinadores de áreas pastorales, comunidades, instituciones, movimientos, escuelas, dando continuidad al camino pastoral y evaluando lo recorrido durante este año.

Durante el encuentro, monseñor Collazuol dirigió un mensaje a la Asamblea, titulado "¿En qué mar estamos navegando?", en el que se refirió a la globalización, a los medios de comunicación y a las redes digitales. En ese sentido, alertó sobre "la fragmentación (cultural y social), la subjetividad, el secularismo y el hedonismo", y enumeró cinco fenómenos culturales muy actuales que, si bien afectan a todos, tienen fuerte resonancia en el mundo juvenil, y podemos considerar como un desafío pastoral para la Nueva Evangelización. "Es el mar en que navegamos", afirmó.

En primer lugar, se pronunció sobre las nuevas tecnologías, refiriéndose "al mundo de relaciones o de aislamiento que engendran las nuevas tecnologías de comunicación" y a la "desaparición de los límites de espacio y tiempo en la intercomunicación" que conllevan.

"La pastoral juvenil no puede quedar fuera. ¡Cuántos bienes puede traer un uso responsable de las tecnologías y los medios de comunicación! Pero también, ¡cuánto puede dañarnos y dañar un uso indebido de ellos! Vivimos en un mundo nuevo, de una riqueza impensada cuando nos permite generar nuevos modos de vínculos de comunión y solidaridad, para acrecentar el ardor de la caridad pastoral", consideró, y extendió esas palabras a toda la misión evangelizadora de la Iglesia: "debe aventurarse a navegar en este nuevo e inmenso mar relacional", aseguró.

En segundo lugar, el prelado se refirió a la "posverdad, o mentira emotiva (como la llaman algunos), es un neologismo que describe la situación en la cual, a la hora de crear y modelar la opinión pública, los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales. Se resume en la idea de que algo que aparenta ser verdad es más importante que la propia verdad", explicó.

"El ?relato? se impone sobre la objetividad. La ?era de la posverdad? impide distinguir entre lo que es verdad o mentira, preciso o inexacto. Las ?fake news"?(noticias falsas) son expresión de la posverdad políticamente instrumental", señaló.

"Como creyentes cristianos estamos inmersos en este mar pluralista e incierto. La aceptación de la verdad del Evangelio es la condición personal para el diálogo y el anuncio desde nuestra identidad", aseguró el obispo, y animó a un diálogo "abierto, respetuoso y cordial de la fe cristiana con las culturas del mundo", acompañado de un auténtico discernimiento y de un valiente testimonio de la verdad.

En cuanto a la ideología de género, monseñor Collazuol reconoció que "va realizando progresivamente una colonización ideológica que pretende desbancar la percepción natural de la identidad personal y la sexualidad".

"Según este pensamiento, las diferencias entre el hombre y la mujer, a pesar de las obvias diferencias anatómicas y biológicas, no corresponden a una naturaleza fija, sino que son unas ?construcciones culturales y convencionales?, hechas según los roles y estereotipos que cada sociedad asigna a los sexos. El género es pensado como una actuación multivalente, fluida y autoconstruida independientemente de la biología, por lo que la identidad propia podría diseñarse de acuerdo al deseo autónomo de cada persona".
"Las nuevas significaciones de la sexualidad intentan reemplazar la noción de matrimonio heterosexual. Emergen diversos ?modelos? de familia. El valor de la vida del niño por nacer es subordinado a supuestos derechos sexuales de sus progenitores", sostuvo.

Finalmente, el pastor de Concordia se pronunció sobre el "debilitamiento del sentido religioso". En ese sentido, afirmó: "Las visiones parciales del hombre y la sociedad, y la influencia de los medios de comunicación social con lecturas parciales y distorsionadas de la realidad eclesial (una mirada solo a los escándalos), entre otras muchas causas, tienen como consecuencia un debilitamiento del sentido religioso y un rechazo a la institución eclesial, sobre todo en los jóvenes. Se han multiplicado las solicitudes de apostasía, a veces de modo colectivo y alentadas por sectores ideologizados contra la Iglesia", recordó.

"A la vez se constata una búsqueda de lo religioso en diversos tipos de sectas reductivas del hecho religioso y de la auténtica fe cristiana. O un cierto indiferentismo frente a la diversidad religiosa. O una cierta tibieza en el caminar de algunos discípulos de Jesús", subrayó.

"Jesucristo, el Señor de la historia, está entre nosotros y nos invita a seguirlo, a testimoniar su presencia. En la Iglesia vivimos la comunión con Él; en el mundo debemos irradiarla", continuó, invitando a "subir a la misma barca", la barca de Pedro, "símbolo de la Iglesia misionera, desde la que Jesús anuncia y desde la cual ?los pescadores de hombres? echan las redes. Sentirnos Iglesia, sentir con la Iglesia", concluyó.+