Viernes 1 de julio de 2022

Referentes de la Iglesia y la sociedad, unidos contra el crimen organizado

  • 2 de julio, 2014
  • Buenos Aires (AICA)
El lunes 30 de junio se realizó el segundo Encuentro de la Red Antimafia Nacional (RAN), una entidad que comenzó a funcionar en abril del 2013 con el apoyo de referentes políticos, sociales y eclesiales. Se decidió avanzar mediante leyes en la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción y trata y exigir la urgente reglamentación de la ley de trata, en sintonía con el pedido expreso de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, entre otros puntos.
Doná a AICA.org
El lunes 30 de junio se realizó el segundo Encuentro de la Red Antimafia Nacional (RAN), una entidad que comenzó a funcionar en abril de 2013 con el apoyo de referentes políticos, sociales y eclesiales. En su breve trayectoria, promocionó e instaló políticas públicas y múltiples acciones de prevención y capacitación.

El encuentro fue presidido por el titular de la ONG La Alameda, el legislador porteño Gustavo Vera, y la hermana Martha Pelloni. Asistieron referentes de las asambleas y multisectoriales de diversos barrios porteños y de Mar del Plata, Paraná, Concordia, Rosario, Sunchales, Rafaela, Río Gallegos, Córdoba, El Bolsón, Bariloche, Formosa y Salta. También se sumaron representantes de la Red Infancia Robada, que preside la religiosa, provenientes del norte y del litoral.

En el encuentro de socializó el trabajo de capacitación, denuncia y promoción de políticas públicas que viene realizando cada red y el plan de trabajo para los próximos meses. Se mostraron los avances de la red, que en tan solo un año logró condenas con sentencia firme por trata laboral y trata sexual, y avances en materia de resarcimiento a las víctimas de la tragedia ferroviaria de Once, como así también la denuncia del mapa del narcotráfico en Córdoba.

La Red Antimafia también denunció dónde operan las mafias narcos y prostibularias en Rosario, San Carlos de Bariloche, Goya y en los barrios porteños de Floresta, Recoleta y Once.

En el encuentro ratificaron los 30 puntos de acción votados en el congreso anterior, se agregaron otros puntos aprobados en el congreso sobre trata y tráfico que se realizó en la Ciudad del Vaticano, promovido por el papa Francisco en noviembre pasado, y se incorporaron otros puntos.

La Red prevé promover medidas judiciales e incluso un proyecto de ley para la incautación de los campos que tengan pistas de aterrizaje clandestino del narcotráfico, redisponiendo los terrenos para uso social; reclamar que ningún megaemprendimiento minero, petrolero o de construcción que implique desplazamiento por largo plazo de grandes contingentes de trabajadores se haga sin la debida planificación familiar, y que ésta corra a cargo de la empresa; reclamar la activación de radares para el control del narcotráfico y apoyar la ley de derribo de avionetas narcos; equiparar a las víctimas de adicciones con las victimas de trata en lo que respecta a su contención, reparación y reinserción social; promover la incautación de bienes muebles e inmuebles del crimen organizado y disponer de su reutilización social.

También se decidió avanzar mediante leyes en la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción y trata y exigir la urgente reglamentación de la ley de trata, en sintonía con el pedido expreso de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

Entre otras actividades vinculantes con la Iglesia, la Red Antimafia había realizado un ciclo de talleres y paneles para trabajar sobre la problemática de la trata de personas y el crimen organizado en la diócesis de Río Gallegos. También el obispo diocesano, monseñor Miguel Ángel D?Annibale, había respaldado el trabajo de la hermana Pelloni en julio del año pasado, cuando fue descalificada por un senador nacional. +