Miércoles 1 de febrero de 2023

Quilmes agradeció a Dios por sus educadores

  • 21 de julio, 2020
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
Con una celebración presidida por el obispo auxiliar, monseñor Marcelo Julián Margni, la diócesis de Quilmes agradeció a Dios por sus educadores.
Doná a AICA.org

La diócesis de Quilmes celebró el viernes 17 de julio en la capilla del obispado una misa de acción de gracias por los educadores, presidida por el obispo auxiliar y vicario de Educación, monseñor Marcelo Julián Margni.

La misa fue concelebrada por el presbítero Rubén Bienedell, secretario de Asuntos Pastorales de la Vicaría, y fue transmitida en el canal de Youtube de la diócesis de Quilmes (www.youtube.com/DiocesisQuilmesOficial). Gracias a la tecnología, educadores de las distintas comunidades leyeron las lecturas, las intenciones, y realizaron la animación musical.

“Lo que se realizó en esta mitad del año ha sido una práctica de inmenso heroísmo: Hemos tenido que salir al encuentro de las necesidades de niños, jóvenes y adultos con una creatividad única, inédita. La realidad nos puso en jaque y nos impulsó a improvisar con el deseo de servir en esta vocación de educar que tenemos”, reconoció monseñor Margni.

Además, compartió los saludos del obispo diocesano, monseñor Carlos José Tissera: “Queremos agradecer profundamente a los trabajadores de las comunidades educativas que han salido al paso y han hecho lo mejor que pudieron, también a sus familias. Y pedir a Dios que nos siga acompañando”.

Monseñor Margni recordó que “educar es enseñar y aprender que en el centro está la dignidad humana” y dio gracias a Dios por lo aprendido en este tiempo. Además, insistió en que este sea un tiempo que ayude a descansar.

En la misa se hizo memoria de los beatos mártires riojanos: Enrique Angelelli, Gabriel Longueville, Carlos de Dios Murias y Wenceslao Pedernera, y se rezó por las intenciones de los miembros de las comunidades educativas, por los enfermos de las familias, por los difuntos que han partido a la casa del Padre recientemente y para agradecer a Dios por el don del trabajo y por los educadores.+