Sábado 15 de mayo de 2021

¿Quién es la nueva presidenta de los Focolares?

  • 10 de febrero, 2021
  • Haifa (Tierra Santa) (AICA)
"Nací en Haifa, una ciudad de Galilea, y mi tierra siempre fue una tierra de conflictos", dijo de sí misma Margaret Karram, de 58 años, nueva presidenta de los Focolares.
Doná a AICA.org

“Nací en Haifa, una ciudad de Galilea, y mi tierra siempre fue una tierra de conflictos”, dijo de sí misma Margaret Karram, de 58 años, palestina, recientemente elegida nueva presidenta de los Focolares. Los 359 delegados participantes en la Asamblea General del Movimiento, la eligieron para suceder a María Voce.

En las elecciones efectuadas el 31 de enero, Margaret fue votada por representantes de los Focolares de todo el mundo. El nombramiento se hizo oficial el 1° de febrero, tras la confirmación del Dicasterio Vaticano para los Laicos, la Familia y la Vida, de acuerdo con los Estatutos Generales de los Focolares.

En una entrevista grabada en un video hace unos años, Margaret narra cómo su nacimiento en Galilea, su origen familiar y el largo período de su vida pasado en Oriente Medio marcaron con rasgos imborrables su espiritualidad, sus expectativas internas y su mirada hacia las cosas del mundo.

“Nuestra casa -explica Margaret en el video-, estaba en el Monte Carmelo, en un barrio judío. Éramos la única familia árabe cristiana católica de origen palestino. Recuerdo que de niña, tenía 6 años, unos chicos me ofendían duramente diciéndome que era árabe y que no podía estar en ese barrio. Corrí hacia mi mamá llorando y le pregunté por qué me atacaban así. En respuesta, mi mamá me pidió que invitara a estos niños a casa. Había preparado pan árabe y se lo dio, rogándoles que se lo llevaran a sus familias. Este pequeño gesto dio lugar a los primeros contactos con los vecinos judíos que querían conocer a esta mujer que había hecho tal gesto”.

Ciudadana israelí, Margaret Karram se graduó en judaísmo por la Universidad Hebrea de Los Ángeles. Muchos de los miembros de su familia emigraron al Líbano durante los años de guerra. Y ella misma vivió algunos momentos íntimos de desconcierto, comunes para quienes viven y crecen en situaciones de conflicto.

“A menudo -dice Margaret de sí misma-, iba a los barrios árabes en Jerusalén, Belén u otros territorios palestinos. Si hablaba en árabe, que es mi primer idioma, la gente reconocía por mi acento que vengo de Galilea, que se encuentra en territorio israelí. Por el contrario, si hablaba en hebreo, se notaba que mi acento era diferente al de ellos. Esto creó una sensación de pérdida de mi identidad: no era ni palestina ni israelí".

"A los 15 años conocí el Movimiento Focolar y la espiritualidad de Chiara Lubich. Sentí que no debía cambiar a las personas, sino cambiarme a mí, mi corazón. Así volví a creer que el otro es un don para mí y yo puedo ser un don para el otro”.

Margaret Karram trabajó durante 14 años en el Consulado de Italia en Jerusalén, durante la época de la Intifada, que también estuvo marcada por sangrientos ataques a lugares públicos, “incluso en los autobuses que solía ir a trabajar todos los días. Tenía miedo. Seguí adelante gracias a que tenía conmigo una comunidad que compartía la espiritualidad de los Focolares".

"Finalmente encontré mi verdadera identidad: la de ser cristiana, católica, testigo de esperanza. Fue una etapa importante de mi vida que me liberó de miedos e incertidumbres. Podía amar a todos, árabes e israelíes, respetar su historia y hacer todo lo posible para crear espacios de diálogo, tender puentes, confiar, presenciar pequeños milagros. Vi a judíos y musulmanes cambiar de actitud e intentar juntos hacer algo por la paz”.

En junio de 2014, Margaret Karram formó parte de la delegación cristiana en la oración de “invocación por la paz” compartida en los Jardines del Vaticano por el papa Francisco junto con el Patriarca Ecuménico Bartolomé I, el presidente israelí Shimon Peres y el presidente palestino Abu Mazen. Después de esa reunión, se reanudó la guerra en la Franja de Gaza. “Entiendo -dice Margaret recordando aquel tiempo- que sólo Dios puede cambiar el corazón de los hombres. Debemos seguir invocando la paz de Dios. Como los olivos que plantamos ese día, que la paz eche raíces y se vean los frutos”.+