Lunes 17 de junio de 2024

Presentación y misa de envío de la Pastoral de Adicciones de La Rioja

  • 27 de junio, 2023
  • La Rioja (AICA)
Se realizó el lunes 26 en la sede del obispado, con una conferencia de la que participaron diversos grupos que cuentan con un camino ya recorrido en ese espacio pastoral.
Doná a AICA.org

La diócesis de La Rioja realizó, el lunes 26 de junio, la presentación de la Pastoral de Adicciones, que se llevó a cabo en el salón San Nicolás de Bari del obispado, y luego se celebró la misa de envío en la catedral local, que fue presidida por el obispo, monseñor Dante Braida. Participaron de la jornada un gran número de fieles y los grupos que cuentan con un camino ya recorrido y conforman ese espacio pastoral. 

La conferencia comenzó con la bienvenida de monseñor Braida y, luego, cada uno de esos grupos compartió sus vivencias y objetivos.

El prelado explicó que un camino pastoral “es un camino con Jesús que sale al encuentro del que sufre. Pastoral hace referencia al Buen Pastor, que es Jesús, pero también a un rebaño, a estar unos con otros y buscar la oveja perdida, que tiene que ver con despertar la sensibilidad de todo un pueblo ante una realidad concreta que, por distintos motivos, sea temor o indiferencia, miramos para otro lado”. “Es bueno aprender a tomar conciencia de esta realidad, para que tomemos conciencia de nuestra vida, de nuestro ser en contacto con una realidad concreta en un camino integral”, continuó.

Además, señaló que “en adicciones ya hay un camino que venimos recorriendo y estamos relanzando esta etapa, donde la mirada de Jesús misericordioso en las parábolas del Buen Samaritano y la oveja perdida es un modo de trabajar todos en conjunto”.

Por su parte, Raúl Brizuela, integrante de la Pastoral Social, comentó que este nuevo espacio “es un trabajo de asociación y colaborativo, con miradas y objetivos comunes sobre la cuestión social”.

Luego, Bernardo Vallejo, de la Fazenda de la Esperanza, compartió que Fazenda en portugués significa Granja, y que nació hace 40 años en Brasil por la iniciativa de un joven focolar y un cura franciscano. 

“El carisma es llevar esperanza y ser esperanza para el mundo, y el único que puede dar esperanza duradera es Dios. Todos podemos hacer algo, es la misma sociedad la que descarta y aísla. La persona no es el objeto de la adicción, sino el sujeto que pertenece a una familia, a una sociedad”, agregó.

Seguidamente, el grupo Santa Mónica explicó que es un grupo de madres que acompaña a otras madres, cuyos hijos padecen adicciones. 

A su turno, integrantes de la Pastoral Carcelaria indicaron que buscan llevar a Jesús a los internos de la cárcel y encontrarse con ese Jesús que es cada uno de ellos y ser la figura de la madre, del padre, el hermano, la hermana, la hija, el hijo; una persona querida para ellos, que les lleva la presencia de Dios.

En tanto, las servidoras de Dios y María Santísima comentaron que asisten a las familias de los adictos a las drogas, el alcohol, el cigarrillo, acompañando cuadros de depresión y demás situaciones. También recordaron que realizan talleres de sanación y conversión, porque “tener la droga en la casa es tener al mismo diablo, porque separa y destruye”. 

Posteriormente, el grupo de Familiares de Personas con Adicciones explicó que intenta “poner el hombro para escucharse y animarse entre familiares y, a su vez, apoyarse en Jesús, en la comunidad, la Palabra y la Eucaristía, ayudándose a llevar la Cruz”.

Asimismo, el Grupo Esperanza Viva promueve el encuentro abierto para vivir el camino de la esperanza para los adictos, la familia, teniendo el amor como estilo de vida; mientras que los Misioneros de Francisco “son una Iglesia en salida que sale a abrazar, teniendo en cuenta el amor sobre todas las cosas”, según contaron “Nuestras familias están siendo socavadas, movidas desde las raíces, nuestra misión es salir a socorrerlas y fortalecerlas”, indicaron.

Además, integrantes de Alcohólicos Anónimos rememoraron que esa organización surgió en 1951, para afrontar esa enfermedad, que tiene consecuencias fatales, incurables y progresivas. “No se regresa sin ayuda humana y la de Dios. Nos basamos en 12 pasos que vamos haciendo, para adquirir herramientas físicas, espirituales y mentales”, agregaron.

Por otro lado, los aspirantes al diaconado permanente señalaron que brindan un espacio de contención y formación espiritual.

La Pastoral de Adicciones, un paso para “crecer como cristianos”
Luego de la presentación, monseñor Braida bendijo a todos los miembros de la pastoral durante la Eucaristía y les dio el envío para la misión.

En la homilía, el prelado destacó: “Hoy que estamos mirando y conmemorando este día de lucha contra el tráfico y el uso indebido de drogas, sabemos que muchas personas a nuestro alrededor están afectadas por la adicción o por el consumo, y muchas veces podemos llegar a criticar esa actitud o esa dependencia, y a veces con esa crítica nos ponemos en la vereda de enfrente, en una actitud de no hacer nada”. 

“La indiferencia o la crítica o el no hacer nada también dañan. Esa indiferencia que nos lleva a veces a ver las cosas y no hacer nada. Por eso, esta realidad requiere que todos nos planteemos un cambio y una conversión. Es una realidad en lo que todos podemos hacer algo para cambiarla y para mejorarla”, continuó.

Y finalizó: “Recemos en esta misa, especialmente, para que este paso que estamos dando con la Pastoral de Adicciones, sea un paso que nos ayude a crecer como cristianos, como seres humanos y que no miremos para otro lado; que, conociendo esta problemática, no nos desesperamos sino que hagamos algo concreto, llevados por el Evangelio y juntos, al servicio de los demás”.+

» Texto completo de la homilía