Lunes 29 de noviembre de 2021

Preocupación de los obispos guatemaltecos ante el Estado de Sitio

  • 13 de septiembre, 2019
  • Ciudad de Guatemala (AICA)
Mensaje de los obispos de Guatemala
Doná a AICA.org

Los obispos de Guatemala expresaron su preocupación ante el actual estado de sitio decretado por el presidente Jimmy Morales durante los próximos 30 días en 22 municipios de la región noreste de Guatemala.





La medida suspende varias libertades constitucionales de los guatemaltecos.



El estado de sitio restringe la vigencia de seis derechos fundamentales de los ciudadanos entre los que figuran la libertad de acción, locomoción, el derecho de reunión y manifestación, el porte de armas, las detenciones legales y los interrogatorios a detenidos y presos.



En ese contexto, lamentan y condenan el asesinato de tres miembros de la Marina del Ejército en la aldea Semuy II. “Oramos para que descansen en paz y presentamos a sus familias nuestro pésame y nuestra oración, esperamos el respaldo pronto de las autoridades y también la solidaridad efectiva de la entera comunidad guatemalteca”, expresan en su mensaje.



Por otra parte, consideran que “el estado de sitio no resolverá la compleja y aguda problemática humana y de gobernabilidad que se vive en los 22 municipios” y que se trata de una medida “en cierto modo desproporcionada”.



“La ausencia e incapacidad del Estado, aunada a la corrupción, ya que hay una lamentable complicidad de algunas autoridades locales, es una de las causas principales del escaso control del narcotráfico que parece estar a la raíz de la problemática actual, que afecta el normal desarrollo cotidiano de tanta gente honesta y trabajadora”, afirman.



En ese sentido, animan a “mantener viva la esperanza en medio de las dificultades e incertidumbres diarias, confiados en nuestro Dios que no es indiferente al sufrimiento de su pueblo”.



“Auguramos que este momento doloroso y difícil se traduzca en una oportunidad que la historia da al país para consolidar la unidad, la solidaridad y la legítima organización de las comunidades y familias”.



Finalmente, realizaron un “apremiante llamado” a las autoridades en el poder Ejecutivo, en el Legislativo y en el Judicial, para que “dejando de lado intereses espurios procedan, desde el ámbito que les corresponde, con estricto apego al Estado de Derecho: protejan los derechos humanos de todos, informen con la verdad al pueblo y se levante lo más pronto posible esta medida extrema que no resuelve de raíz los problemas del país”.+