Viernes 28 de enero de 2022

"Peregrinos de la esperanza", lema del Jubileo 2025

  • 13 de enero, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa aprobó el tema del próximo Año Santo, anunció monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.
Doná a AICA.org

"La preocupación del Papa es que el Jubileo de 2025 se prepare de la mejor manera posible", afirmó el presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichella, en una entrevista con la emisora Telepace y en la que confirmó que el pontífice, el pasado 3 de enero, aprobó el lema del Año Santo. Un lema, observó monseñor Fisichella, que “se puede resumir en dos palabras”: “Peregrinos de la esperanza”.

Como todo lema, también en este caso el sentido de todo el camino jubilar comienza con los términos elegidos para condensarlo. Términos que destacan un tema clave del pontificado de Francisco. 

“Hay muchas obras por realizar” en estos dos años, dijo el titular del departamento que tendrá la responsabilidad organizativa. La necesidad, subrayó, es tener un "impacto preparatorio sólido" y crear una máquina organizativa eficiente.

“Para activarlo por completo, espero nuevas indicaciones del Papa”, precisó monseñor Fisichella, aunque en realidad los trabajos ya comenzaron”. 

“Una de las prioridades -explicó- se refiere a la acogida de peregrinos y fieles. Se espera a muchos en Roma durante el Año Santo, con la esperanza de que en los próximos dos años la emergencia sanitaria ya no afecte las actividades como lo hacen hoy”. 

El prelado confirmó que “los contactos con el Municipio de Roma, la Región del Lazio y el gobierno italiano ya son regulares, para que todo pueda realizarse con total seguridad y en línea con la capacidad de acogida que la ciudad siempre ha garantizado”.

La exposición "100 pesebres en el Vaticano", una obra de evangelización
El presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización comenta con gran satisfacción los resultados obtenidos de la exposición "100 pesebres en el Vaticano", que se llevó a cabo bajo la Columnata de Bernini hasta el 9 de enero.

Para el prelado fue “una gran obra de evangelización”, confirmada también por el número de presencias certificadas: “190.416 entradas en total”. Una altísima participación que confirma la atención del pueblo hacia ese “signo maravilloso”, como lo definió el Papa en su carta apostólica de 2019.

"Muchos niños, muchos jóvenes y muchas familias –dijo monseñor Fischella- fueron a la Plaza de San Pedro para admirar las obras expuestas" y al hacerlo confirmaron que “El pesebre -impulsado por san Francisco en Greccio en 1223- sigue siendo un lugar vivo y representante de nuestros orígenes, nuestra identidad y nuestra cultura. Una riqueza de tradiciones que no podemos abandonar”, concluyó.+