Miércoles 5 de octubre de 2022

Panamá: Los obispos anuncian la segunda fase de la Mesa de diálogo nacional

  • 19 de septiembre, 2022
  • Ciudad de Panamá (AICA)
"Un nuevo paso, en la lucha contra la desigualdad, la exclusión social y la corrupción", anuncian los obispos panameños en un comunicado.
Doná a AICA.org

Tras la culminación de la primera fase de la Mesa Única de Diálogo, los obispos panameños anunciaron la transición de la segunda fase, que se prevé sea más técnica y de carácter legal. 

En un comunicado del equipo de la Iglesia Católica que aceptó el papel de facilitador en este camino informó que “el diálogo mismo, es el principal de los frutos que nos deja esta primera fase de la Mesa Única, el inicio de una cultura de paz y de diálogo para lograr una verdadera transformación del país”, se lee en el texto difundido el 18 de septiembre.

“La Iglesia Católica, que es casa de todos, al ser convocada por el Gobierno Nacional, para que mediara en el conflicto sin precedentes que se estaba dando en el país en julio pasado, aceptó ser facilitadora con el compromiso y voluntad de contribuir a la paz social”, destacan en el comunicado.

Para ello, afirman, es necesaria la confianza mutua entre todos los actores sociales: aunque sea difícil de conseguir “es fundamental para cualquier avance”, mientras que la sospecha y el pesimismo no hacen más que levantar grandes muros.

Los obispos confían en la buena voluntad de los seres humanos y reafirman su compromiso: “Por más pequeña que fuese la posibilidad de contribuir a salir de la crisis que nos estaba afectando a todos, la Iglesia Católica estuvo y siempre estará dispuesta a servir para que se logre un camino de paz y sin engaños, con todos los sectores del país, sin excluir a ningún grupo en ninguna región de Panamá”. 

A continuación, los obispos anuncian con gran alegría el inminente inicio de la segunda fase del diálogo, “abierto a la participación de todos los representantes de la sociedad”, ahora precedida de un periodo de transición para preparar de la mejor manera posible la segunda fase.

Agradeciendo a todos los actores que han participado en el diálogo “haciendo posible esta experiencia única”, reiteran, para concluir, el compromiso de la Iglesia católica “de acompañar cada aspecto de este nuevo peldaño en el combate a la inequidad, la exclusión social, y la corrupción en la que todos, de una u otra forma tenemos responsabilidad”.+