Martes 27 de septiembre de 2022

Pakistán no frena la persecución hacia los cristianos

  • 28 de enero, 2022
  • Rawalpindi (Pakistán)
Un tribunal de Pakistán condenó a muerte a un cristiano, por supuestamente enviar mensajes blasfemos contra el islam.
Doná a AICA.org

Un tribunal de justicia de Pakistán decidió condenar a la pena de muerte a un cristiano que fue encarcelado desde hace casi 10 años, por supuestamente haber enviado mensajes blasfemos en contra del islam.

Zafar Bhatti es un cristiano de 57 años que está en la prisión de Adiala, en Rawalpindi (Pakistán), desde el 22 de julio de 2012. Es considerado el preso paquistaní que lleva más tiempo en la cárcel por supuestamente haber cometido el delito de blasfemia.

Bhatti, que fundó una pequeña ONG llamada “Jesus World Mission” para ayudar a los más necesitados, fue arrestado por la policía, acusado de enviar mensajes blasfemos desde un teléfono celular ajeno.

Según la investigación, el proveedor confirmó que el número de la tarjeta SIM no estaba registrada a nombre de Bhatti. Además, se descubrió que una mujer musulmana llamada Ghazala Khan era la verdadera propietaria, informó la agencia vaticana Fides.

Si bien el tribunal local juzgó a Khan en abril de 2013 y lo condenó a cadena perpetua "por deshonrar al profeta Mahoma", causal establecida en el artículo 295 del código penal de Pakistán, decidió en un momento concederle la libertad bajo fianza.

Bhatti, que siempre defendió su inocencia, sufrió violencia durante su permanencia en la cárcel. Además, “sufre de diabetes, problemas cardíacos y frecuentes dolores de cabeza”, dijo su cuñada, Abida Ghouri, en declaraciones a AsiaNews.

El 3 de enero, el juez Sahibzada Naqib Shehzad, del Tribunal distrital de Rawalpindi, lo condenó a la pena de muerte, tras analizar la posibilidad de conmutar o sustituir la pena de cadena perpetua.

La decisión del juez fue una respuesta a la última audiencia realizada el mes pasado, que es parte de una ardua batalla legal para demostrar la inocencia de Bhatti.

El 16 de diciembre de 2021 se realizó una audiencia de revisión de la sentencia de Bhatti, en la que su abogado, Naseb Anjum, planteó numerosas objeciones a las acusaciones contra el cristiano. En respuesta, el juez lo sentenció a pena de muerte.

En declaraciones a Asia News, Nawab Bibi, la esposa de Bhatti, dijo que su esposo “es inocente” y que “fue culpado injustamente de blasfemia”; y relató que en la cárcel le ofrecieron liberarlo a cambio de renunciar a su fe en Cristo, pero él se negó.

“Intentaron varias veces convencerlo de que se convirtiera al islam para obtener la libertad, pero Zafar se mantiene firme en su fe”, dijo.

Para Nawab Bibi, la situación que sufre su esposo es una gran injusticia, pues hasta “a los verdaderos delincuentes se les ofrece la oportunidad de recuperar la libertad bajo fianza”.

Pese a que la situación es más crítica por la reciente condena a Bhatti, su esposa y su cuñada confían en Dios y piden oraciones para su liberación.

“Cuando escuché la noticia de la sentencia de muerte para Zafar, no pude dejar de llorar y rezar a Jesús”, dijo Nawab. Mientras que Abida Ghouri, pide a los cristianos que recen para que su cuñado recupere su salud y logre su libertad.

No es la primera vez que se encarcela a cristianos bajo falsas acusaciones de blasfemia. El activista de derechos humanos, Ilyas Samuel, dijo a la agencia Fides que lamenta la noticia de Bhatti. Además, denunció “el mal uso de las leyes sobre la blasfemia” y aseguró que “se utiliza como herramienta de venganza contra personas inocentes”.

El Código Penal de Pakistán tipifica como delito el discurso que insulta o profana la religión estatal del islam, pero esta ley suele utilizarse contra minorías religiosas y, según es públicamente sabido, muchas acusaciones son falsas.

Pakistán tiene una de las leyes sobre blasfemia más estrictas del mundo y es uno de los cuatro países en el mundo que contempla la pena de muerte.

El caso más conocido es el de Asia Bibi, una madre cristiana acusada falsamente de blasfemia en Pakistán, que pasó ocho años en prisión bajo pena de muerte, antes de ser absuelta en 2018 por el Tribunal Supremo del país. Actualmente, tiene el estatus de refugiada en Canadá, donde vive con su familia desde mayo de 2019.

El abogado de Asia Bibi, Saiful Malook, que denunció la persecución que sufren los abogados que defienden a cristianos en Pakistán, explicó a Fides “que los tribunales paquistaníes rechazan habitualmente las solicitudes de libertad bajo fianza de los condenados por la ley sobre la blasfemia”.

Además, expresó su esperanza de que los casos ganados por los cristianos acusados de blasfemia sirvan para evitar que se sigan cometiendo abusos.

El 5 de enero, el cristiano Nadeem Samson obtuvo la libertad bajo fianza, luego de pasar cuatro años en prisión acusado de haber creado una cuenta falsa de Facebook para publicar contenidos blasfemos.+