Martes 24 de mayo de 2022

Otro sacerdote católico es secuestrado en Nigeria

  • 27 de marzo, 2019
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
Un nuevo caso de secuestro de un sacerdote católico se produjo este lunes 25 de marzo. Se trata del padre John Bako Shekwolo, párroco de la iglesia católica de Santa Teresa, en la aldea de Ankuwai, en el estado de Kaduna, en el centro norte de Nigeria. El sacerdote fue secuestrado en su casa en las primeras horas del lunes.
Doná a AICA.org
Un nuevo caso de secuestro de un sacerdote católico se produjo este lunes 25 de marzo. Se trata del padre John Bako Shekwolo, párroco de la iglesia católica de Santa Teresa, en la aldea de Ankuwai, en el estado de Kaduna, en el centro norte de Nigeria. El sacerdote fue secuestrado en su casa en las primeras horas del lunes.

La noticia fue confirmada por el canciller de la arquidiócesis de Kaduna, monseñor Daniel J. Kyomm: "Nos entristece anunciar que uno de nuestros sacerdotes, el padre John Bako Shekwolo, fue secuestrado por desconocidos. Mientras pedimos a los fieles que oren por una rápida liberación del padre Shekwolo, apelamos a las conciencias de quienes lo han secuestrado para que lo liberen ileso".





Mientras la policía local aseguró que están haciendo todo lo posible para liberar al padre Shekwolo, la Asociación de Cristianos de Nigeria (CAN), que reúne a las diversas confesiones cristianas en el país, condenó el secuestro mediante una declaración firmada por su presidente, el reverendo John Joseph Hayab.

"La CAN condena enérgicamente el secuestro del padre John Bako Shekwolo. Si bien notamos que el secuestro en el estado de Kaduna se ha convertido en un gran negocio, invitamos a los secuestradores a liberar al sacerdote".

"Es triste que el estado de Kaduna se haya convertido en el centro del negocio del secuestro, y el gobierno no hace casi nada para detenerlo". Esto demuestra que hay una falla en el gobierno, en lo que se refiere a la seguridad de la vida y la propiedad", denuncia la CAN.

"El gobierno y las agencias de seguridad deben asumir la responsabilidad de proteger vidas y propiedades, que es la esencia de cualquier gobierno", concluye la declaración. +