Domingo 14 de agosto de 2022

No cesan los secuestros a sacerdotes en Nigeria

  • 19 de julio, 2022
  • Kaduna (Nigeria) (AICA)
Dos sacerdotes más, John Mark Cheitnum y Donatus Cleopas, fueron secuestrados al llegar a la parroquia de Cristo Rey de la localidad de Yadin Garu, en la diócesis de Kafanchan (Nigeria).
Doná a AICA.org

La diócesis de Kafanchan, en el Estado de Kaduna, Niegeria, reveló un nuevo secuestro de dos presbíteros. Sucedió el viernes 15 de julio por la tarde. Los sacerdotes John Mark Cheitnum y Donatus Cleopas fueron raptados al llegar a la parroquia de Cristo Rey de la localidad de Yadin Garu. Ahí se les perdió el rastro.

El comunicado de la diócesis expresa la gran consternación de todos los fieles y les pide que intensifiquen las oraciones por una pronta y segura liberación. Al mismo tiempo, invita a toda la población a abstenerse de tomar justicia por su cuenta: “Usaremos todos los medios legítimos para garantizar una liberación rápida y segura. Jesús crucificado en la cruz escucha nuestras oraciones y acelera la liberación de tus sacerdotes y de todos los demás secuestrados”.

Con estos dos sacerdotes ya son 20 los presbíteros secuestrados en Nigeria en lo que va de año según Ayuda a la Iglesia Necesitada. La mayoría de ellos han sido liberados excepto tres que fueron asesinados. Hace apenas unos días los obispos de Nigeria hicieron un llamamiento a los sacerdotes del país instándolos a confiar en la oración y a evitar cualquier reacción violenta.

Por su parte, la Asociación de Sacerdotes Católicos Diocesanos de Nigeria, a través de un comunicado, destacaba el fracaso de las instituciones en su deber principal de proteger la vida de los ciudadanos nigerianos. El comunicado señalaba además que “en el curso de sus actividades pastorales habituales, los sacerdotes se están convirtiendo en una especie en peligro de extinción”. 

La Asociación de Sacerdotes expresaba su repulsa hacia esta violencia, reiteraba el llamamiento de los obispos a no responder con la fuerza e invitaba a todos los nigerianos a rezar, ayunar y a participar en la adoración eucarística y en rezo del rosario para afrontar estos duros momentos.+