Domingo 14 de julio de 2024

Nigeria: liberan a un sacerdote católico secuestrado el pasado lunes

  • 12 de julio, 2023
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
Fueron puestos en libertad el padre Joseph Azubuike y otras tres personas, secuestradas también en la región de Onicha.
Doná a AICA.org

Un sacerdote católico, el padre Joseph Azubuike, secuestrado el 10 de julio en Nigeria recuperó la libertad; también, otras tres personas que habían sido secuestradas por desconocidos en Isu, situada en el área de gobierno local de Onicha, en el estado de Ebonyi, en el sureste de Nigeria.

Las cuatro personas fueron liberadas sobre las 18 (hora local) de ayer, 12 de julio, según informaron tanto el mando policial de Ebonyi como la diócesis de Abakaliki, informó la agencia Fides.

"El padre Joseph Azubuike fue rescatado ileso y en buen estado de salud gracias a los esfuerzos colectivos de los agentes de la Comandancia", declaró un portavoz de la policía.

"Se están realizando intensos esfuerzos para detener a los autores, que lograron escapar durante la operación de rescate. El reverendo padre está siendo examinado en el hospital", añadió el portavoz policial.

El padre Mathew Opoke, canciller de la diócesis de Abakaliki, confirmó la liberación del sacerdote y de los demás secuestrados. En su declaración, el canciller de la diócesis de Abakaliki dijo que los secuestradores liberaron incondicionalmente a los rehenes. 

"Nos complace informarles que el padre Joseph Azubuike, junto con las otras tres personas secuestradas con él, recobraron la libertad. Es motivo de alegría que Dios haya respondido a nuestras oraciones y se haya anunciado la liberación incondicional de su siervo de forma extraordinaria. Estamos agradecidos a quienes intervinieron tras conocer la terrible noticia de su secuestro, junto con las otras tres personas", dice el comunicado de la diócesis de Abakaliki.

El padre Azubuike, párroco de la iglesia de San Carlos de Mgbaleke Isu, en Onicha LGA del estado de Ebonyi, y las otras tres personas fueron secuestradas cerca de la residencia del sacerdote cuando regresaban de una reunión pastoral.

El secuestro para obtener rescate se convirtió en un delito generalizado en la mayor parte de Nigeria. Todo el mundo, incluidos estudiantes y religiosos, son un blanco fácil.+