Viernes 12 de agosto de 2022

"Nicaragua sangra" de represión, emigración, pandemia, hambre, denuncian los obispos

  • 6 de julio, 2021
  • Managua (Nicaragua) (AICA)
"Vivimos en medio de dificultades, insultos, privaciones, persecuciones, calumnias", lamentó el arzobispo de Managua
Doná a AICA.org

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, denunció que en Nicaragua hay personas que "quieren quitarle la fuerza a la Iglesia", en medio de la crisis sociopolítica local, agravada por una ola de detenciones. 

“Hoy escuchamos, en muchos momentos, gente que nos ataca, que ataca al papa Francisco, que de una forma u otra quiere disminuir la fuerza de la Iglesia, nos insulta, somos perseguidos, calumniados, pero todo esto cae en el vacío, porque tenemos fuerte nuestra esperanza y confianza en el Señor”, dijo el cardenal Brenes durante la misa del domingo 4 de julio.

Nicaragua celebró el domingo la fiesta de la Sangre de Cristo, una de las fiestas de mayor de devoción popular. El cardenal Brenes celebró dos misas: en la catedral de Managua y otra transmitida por la estación de televisión de la arquidiócesis. 

En la introducción a la celebración eucarística afirmó que "todo el pueblo de Nicaragua está orgulloso de tener la imagen de la Sangre de Cristo, y nunca será destruida porque está dentro de nuestro corazón".

El año pasado un incendio provocado devastó una capilla en la catedral de Managua el 31 de julio de 2010, dañando gravemente la llamada "Sangre de Cristo", un precioso crucifijo de madera, que data de hace 382 años. El acto sacrílego se sumó a otros actos vandálicos perpetrados en los días anteriores contra iglesias católicas en otras ciudades del país. 

"Vivimos en medio de dificultades, insultos, privaciones, persecuciones, calumnias", reiteró el arzobispo de Managua. "Tenemos dificultades, tenemos grandes problemas, tenemos los problemas de la pandemia que nos angustian, tenemos nuestros problemas políticos, sociales, económicos, familias que sufren porque muchos de sus familiares están privados de libertad", agregó, refiriéndose a los presos políticos.

Incluso el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, durante la homilía del pasado domingo subrayó el sufrimiento que viven los nicaragüenses por la represión que ejerce el Estado, así como por la migración forzada, el encarcelamiento arbitrario, la pandemia, el desempleo, la falta de alimentos e injusticia.

“Nuestras mentes y corazones piensan y oran por los miles de migrantes forzados, que especialmente en las últimas semanas están buscando un mejor horizonte y dejan su tierra arriesgando su vida para encontrar lo que nuestro hermoso país no les ha ofrecido”, dijo el obispo, agregando. que "familias enteras atraviesan el desierto de la migración en caravanas de desamor". 

El prelado advirtió también que "Nicaragua está sangrando por el sufrimiento de los privados de libertad, por las familias disueltas por la migración forzada, por el dolor de los enfermos por la pandemia, por la pobreza extrema".

Sin embargo, monseñor Álvarez instó a los nicaragüenses a no caer en la desesperación y el pesimismo: "Debemos seguir deseando y trabajando por una nueva Nicaragua, una nueva nación, por un estado moderno, funcional y pluralista, un país donde todos podamos vivir, sin desprecio. o exclusiones, donde haya respeto y podamos trabajar en condiciones de igualdad social y política. Condiciones que esperamos y necesitamos de las próximas elecciones, condiciones de igualdad que den validez a las elecciones”, concluyó Álvarez.

Las relaciones entre la Iglesia católica y el presidente Ortega, que nunca han sido cercanas, se interrumpieron en julio de 2018, cuando el mandatario nicaragüense acusó a los obispos de planear un supuesto "golpe", como definió en las manifestaciones antigubernamentales de ese año, que fueron reprimidos con ataques armados que se saldaron con centenares de muertos, encarcelados o desaparecidos.+