Miércoles 16 de junio de 2021

Necesitamos ver un futuro mejor, exhortan los obispos cubanos

  • 16 de diciembre, 2020
  • La Habana (Cuba) (AICA)
En su Mensaje de Navidad el episcopado cubano señala que todos esperan "que las cosas cambien para mejor y en paz".
Doná a AICA.org

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) publicaron su mensaje para la Navidad 2020, destinado “a todos los cubanos” en un momento en el que “deseamos ardientemente encontrar la fuente de la verdadera alegría y esperanza, como todos necesitamos ver un futuro mejor y más seguro en medio de las dificultades que sufrimos “.

El “nacimiento de Jesús”, recuerdan los obispos, según la tradición cristiana “tuvo lugar en medio de grandes privaciones, en la oscuridad de la noche y en la pobreza extrema”. 

Los obispos, como “pastores”, -se lee en el mensaje de la COCC que preside el cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez, arzobispo de La Habana-, ven en la isla “un pueblo cansado y abrumado, las carencias materiales, el cansancio espiritual, la crisis de insuficiencia de las finanzas personales, familiares y nacionales, que afectan gravemente sobre la vida presente y ensombreciendo el futuro, pesan en el alma de la gran mayoría de los cubanos”.

Para que el país avance, “todas las propuestas deben ser escuchadas y abordadas”, subrayan. 

Entre las buenas noticias que los cubanos esperan para esta Navidad están, según la guía de los católicos, “que las cosas cambien para mejor y en paz”; “que la carga de conseguir comida se convierta en un sereno compartir del pan de cada día con la familia”, y que “el anunciado reajuste de la economía nacional, lejos de aumentar las preocupaciones de muchos, ayude a todos a mantener a sus familias con un trabajo digno, con salario suficiente y justicia social siempre necesaria “.

Aludiendo al clima político actual, afirman que “una buena noticia para los cubanos sería evitar la violencia, el enfrentamiento, el insulto y la descalificación para crear un ambiente de amistad social y hermandad universal”, para que “la intolerancia ceda” el paso a la sana pluralidad, al diálogo y la negociación entre quienes tienen opiniones y criterios diferentes“. 

El mensaje finaliza con un agradecimiento, a través de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba, a todos por sus esfuerzos y sacrificios hacia los más. Una frase especial para los médicos y el personal de salud, que han hecho tanto por todos.+