Viernes 30 de julio de 2021

Murió el periodista Pablo Caruso, un profesional coherente con su fe

  • 12 de mayo, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Falleció a los 72 años como consecuencia de un cáncer agresivo. Casado hace 45 años y padre de 12 hijos, trabajó en distintos medios y conoció a varios papas. También fundó un colegio industrial.
Doná a AICA.org

El periodista y empresario Pablo Caruso, quien no ocultaba su fe en los medios de comunicación, murió el jueves 6 de mayo a los 72 años como consecuencia de un cáncer agresivo.

Caruso estaba casado con Marta hace 45 años y era padre de 12 hijos. Un colega y amigo de Madrid, Eulogio López, lo despidió en forma emotiva: "Católico, miembro del Opus Dei y periodista que jamás renunció a expresar su fe en los medios, actividad no exenta de dificultades. Este es el punto que yo quería destacar. Porque los periodistas exigimos coherencia, por ejemplo, a políticos, empresarios y popes de la cultura, pero caemos una y otra vez en la principal incoherencia del siglo XXI: lo políticamente correcto. Y resulta que no hay nada más políticamente incorrecto al día de hoy que Cristo. Pablo no fue un cristiano periodista, sino un periodista cristiano”.

Nació en Platì, provincia de Reggio Calabria, Italia, el 26 de enero de 1949. Acosada por el hambre, que se había llevado a tres de sus niños, la familia Caruso emigró a la Argentina cuando Pablo tenía 6 meses de vida. Con él vinieron otras dos hermanas.

Tras completar la escuela primaria, tuvo que empezar a trabajar. Su primer empleo fue como matricero, en la matricería Francinelli de Villa Madero, partido bonaerense de La Matanza, donde vivió siempre. A los 26 años, fundó su primera empresa de pintura y revestimiento de tubos de gasoductos. Paralelamente desempeñó el oficio de periodista. 

Trabajó en medios de la Argentina y en algunos del exterior: fue columnista en Telefé Noticias, trabajó con Samuel "Chiche" Gelblung y con Mauro Viale; y tenía su propio programa en EWTN, la cadena católica de habla hispana en los Estados Unidos. También pasó por radio América, El Mundo, Continental, Radio 10, Radio Cultura y Radio Cope de España. Escribió colaboraciones para Ámbito Financiero, La Nación y el diario Expansión de España. Y condujo además la mañana de una emisora del obispado de San Justo.

Caruso también fundó el Instituto Madero, un colegio técnico secundario que forma en oficios a niños de pocos recursos en la localidad de Villa Madero, gracias a fondos que consiguió del entonces Príncipe -hoy Rey- Felipe de Bélgica, quien asistió a la inauguración.

Trató a Juan Pablo II, para quien tuvo que cubrir muchos viajes apostólicos y al actual papa Francisco, en sus años como arzobispo de Buenos Aires. 

Según su colega español, Caruso fue el hombre que presentó al fallecido expresidente Carlos Menem a Juan Pablo II. “Como todos aquellos que viven la coherencia, a Pablo Caruso le costó reaccionar ante un desmoronamiento acelerado de tantas columnas católicas que todos creíamos firmes, en ese maldito tránsito del siglo XX al XXI. En nuestras discusiones ‘teológicas -profundísimas como podrán ustedes imaginar-, Pablo insistía en la famosa frase de Pablo VI: ‘el pecado del siglo XX es la pérdida del sentido del pecado’. Yo, persistente en mis tesis (lo siento pero es que tengo pocas y debo insistir en ellas), le decía que del siglo XXI lo peor es la blasfemia contra el Espíritu Santo: nuestros padres dudaron de lo que era bueno o malo, nosotros no dudamos en absoluto, sino que llamamos bueno a lo malo y malo a lo bueno. Lo nuestro es indeciblemente peor y signo inequívoco de que estamos en una etapa fin de ciclo”, escribió.+