Miércoles 10 de agosto de 2022

Monseñor Carlos Herrera es el nuevo presidente del episcopado nicaragüense

  • 22 de noviembre, 2021
  • Managua (Nicaragua) (AICA)
La Asamblea Plenaria del CEN eligió al obispo de Jinotega (norte) nuevo presidente del organismo eclesial por el período 2021-2024, en sustitución del cardenal Leopoldo José Brenes.
Doná a AICA.org

Monseñor Carlos Enrique Herrera Gutiérrez OFM, obispo de Jinotega, fue elegido nuevo presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) para el período 2021-2024, durante la Asamblea Anual de Obispos celebrada esta semana. 

Monseñor Herrera nació en Managua el 21 de diciembre de 1948, fue ordenado sacerdote el 10 de enero de 1982 y obispo el 24 de junio de 2005. Estudió filosofía en el Instituto Filosófico Salesiano de Guatemala y se especializó en pastoral familiar, obteniendo un diploma en teología pastoral en Colombia. También es presidente de Cáritas Nicaragua.

Según el estatuto, tal y como informa el comunicado de prensa de la CEN, en la reunión de los obispos también se renovaron los distintos cargos para los próximos tres años, desde noviembre de 2021 hasta noviembre de 2024. 

El cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, arzobispo de Managua y presidente saliente, fue elegido vicepresidente; monseñor Jorge Solórzano Pérez, obispo de Granada, secretario general y el obispo de Juigalpa, monseñor Marcial Humberto Guzmán Saballos, ecónomo. 

También se eligieron a los obispos responsables de las distintas áreas y sectores pastorales.

Como presidente de Cáritas Nicaragua, monseñor Herrera denunció el bloqueo aduanero que el Gobierno del presidente Daniel Ortega impuso a la pastoral desde 2019, impidiendo la recepción de donaciones del exterior.

El presidente Ortega, que fue reelegido en los comicios del 7 de noviembre en medio de cuestionamientos de legitimidad, inició su campaña, el 4 de octubre pasado, llamando "terroristas" a los obispos nicaragüenses que actuaron como mediadores de un diálogo nacional con el que se buscaba una salida pacífica a la crisis que vive el país desde 2018.

El líder sandinista los calificó de "golpistas" y los acusó de ser cómplices de fuerzas internas y de grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo.

Las relaciones entre los sandinistas y la Iglesia católica de Nicaragua han estado marcadas por roces y desconfianzas en los últimos 42 años.

La Conferencia Episcopal dejó a la conciencia de cada nicaragüense votar o no en estas elecciones, aunque algunos sacerdotes llamaron al no voto y criticaron el arresto de opositores que se perfilaban como los principales contendientes de Ortega, por lo que calificaron de "farsa" o "circo" el proceso.+