Jueves 9 de diciembre de 2021

Mons. Urbanc alentó a los nuevos directivos de Cáritas Catamarca

  • 11 de marzo, 2021
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
"La caridad es la expresión más visible de la fe. Y ustedes han apostado a animar la fe con la caridad, brindando su tiempo al Señor en el servicio al hermano", destacó el obispo catamarqueño.
Doná a AICA.org

Los nuevos integrantes de la Comisión Diocesana de Cáritas Catamarca, cuyos integrantes ya venían trabajando desde los últimos meses del año pasado, asumieron oficialmente el viernes 5 de marzo, tras las postergaciones por la pandemia.

El acto se concretó en la sede de la institución, ubicada frente a la plaza de Choya, y fue presidida por el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, y contó con la presencia del presbítero Guillermo Chanquía, quien acompaña la labor de Cáritas, y miembros de la flamante Comisión y colaboradores.

En el inicio de la ceremonia se leyó al decreto del obispo, en su calidad de presidente natural de la institución diocesana, en el que se designa vicepresidente al presbítero César Guillermo Chanquía, directora a Graciela Inés Arismendi, vicedirectora a Blanca Margarita Gutiérrez, secretaria a Yésica Acosta, tesorera a María Tissera y protesorera a Claudia Carina Dávila. También a las vocales: Clara Chanquía, Lía Herrera y Claudia Carrizo; a los responsables del Plan Emaús, Blanca Margarita Gutiérrez y José Leguizamón; y voluntarias a Donatila Barrera y Fernanda Barrionuevo.

Seguidamente, Arismendi agradeció por haber confiado en ella, para "asumir tan delicada como necesaria tarea para la vida de la Iglesia, teniendo en cuenta el difícil contexto que nos toca vivir en Catamarca y la sociedad en general”.

Respecto de la acción que llevan adelante, la directora destacó: “Nos propusimos como objetivo organizar la parte administrativa, iniciar un proceso de diagnóstico y fortalecer el trabajo en equipo”, y detalló el trabajo que llevan adelante en tres ejes.

  • Acompañamiento territorial a las Cáritas para la animación y coordinación, a partir de un diagnóstico en las comunidades, a fin de alcanzar el fortalecimiento  y la ampliación de los equipos parroquiales.
  • Comunicación y visibilización de las Cáritas, resignificando la asistencia alimentaria a partir de los nuevos escenarios sociales derivados de la pandemia; como también el desarrollo de las diferentes actividades solidarias (campañas, Colecta Anual, entre otras) y el trabajo con las pastorales y organismos gubernamentales.
  • Promoción del voluntariado joven, desde una perspectiva multiplicadora, tratando de lograr el mayor compromiso y eficacia en su acción de servicio y caridad”.

En cuanto al eje transversal, la directora de Cáritas Catamarca mencionó “el trabajo en equipo de coordinación y animación diocesana, que permita la asistencia integral a las comunidades con mayor índice de vulnerabilidad”.

En este sentido, Arismendi puntualizó que “se trabajará en coordinación con el Plan Emaús, que brinda un servicio indispensable para alcanzar la promoción humana y la inclusión social, que es la educación”. También hizo referencia a la continuidad de los ciclos de formación para equipos diocesanos, espacios de aprendizaje y crecimiento personal y espiritual; asesoramiento y capacitaciones virtuales de los programas que se implementan en la región desde el nivel nacional.

Por su parte, monseñor Urbanc expresó su gratitud a quienes trabajan en la institución, y afirmó que “la dimensión de la caridad es la expresión más visible de la fe, por lo tanto, Cáritas es la dimensión esencial de la vida cristiana. El apóstol san Pablo dice que la fe tiene que estar animada por la caridad. Ustedes han apostado a animar la fe con la caridad, brindando su tiempo al Señor en el servicio al hermano”, y anheló que otros se sumen a esta acción.

“Uno de los pilares importantes de la Iglesia es la caridad,  por eso en el plan pastoral que debemos elaborar hasta 2030, una de las cosas que hay que fortalecer es la caridad”, anticipó.

El prelado catamarqueño enfatizó que “Cáritas no es una institución asistencialista, sino que la caridad es superior a eso, busca promover al otro. La promoción es un gran desafío, promover a las personas, ayudarlas a que se valoren a sí mismas, que tomen las riendas de su propia vida. No puedo separar a Cristo de la promoción humana, porque lo hago por amor a Él. Entonces Cáritas no puede perder de vista, que es el amor a Jesús lo que nos anima”.

Al finalizar el acto, monseñor Urbanc recorrió las instalaciones donde se desarrollan las diferentes actividades de ayuda y promoción a los hermanos más necesitados.+