Viernes 7 de mayo de 2021

Mons. Radrizzani inauguró una capilla de adoración en Suipacha

  • 16 de abril, 2019
  • Suipacha (Buenos Aires)
En la tarde del jueves 11 de abril, la comunidad de Nuestra Señora del Rosario, de la localidad bonaerense de Suipacha, inauguró una capilla de adoración al Santísimo Sacramento en la parte posterior del templo parroquial. El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani SDB, visitó a la comunidad, celebró la misa y bendijo la nueva capilla.
Doná a AICA.org
La comunidad de Nuestra Señora del Rosario, de la localidad bonaerense de Suipacha, en la arquidiócesis de Mercedes-Luján, inauguró el jueves 11 de abril, una capilla de adoración al Santísimo Sacramento en la parte posterior del templo parroquial.

El arzobispo, monseñor Agustín Radrizzani SDB, visitó a la comunidad y presidió la Eucaristía vespertina, acompañado por el párroco local, padre Bertie Flanagan SAC. Posteriormente, inauguró y bendijo la nueva capilla, en presencia de gran cantidad de feligreses.

Durante su homilía, monseñor Radrizzani marcó el final del camino hacia la Pascua, "el momento más importante del año", e hizo referencia a la importancia de la Eucaristía. Recordó el relato evangélico del camino de Emaús, en el que los discípulos "reconocieron al Señor al partir el pan": "Imagínense la alegría de los apóstoles cuando saben que Él vive?"

[img]http://www.aica.org/subidas/5583.jpg[/img]

"En veintiún siglos de la Iglesia hemos celebrado este misterio de amor: ¿por qué? Porque Jesús nos amó tanto que se quedó en el pan. Podría haberse quedado en una piedra en Cafarnaúm o en Jerusalén, y solo algunos pocos podrían acceder. Pero Él quiso quedarse para que se lo celebre en los cinco continentes con un sacerdote en un misterio en el que se hace presente el mismo Jesús, que quiso quedarse".

En este sentido, el arzobispo indicó: "Nosotros, que somos criaturas limitadas, somos sagrarios vivos de Jesús Eucaristía. ¡Esto nos deja anonadados! Esta es la grandeza de la eternidad".

Luego monseñor Radrizzani recorrió experiencias de la Eucaristía en la vida de varios santos como San Alfonso, Don Bosco, Santa Teresa de Calcuta, San Francisco de Asís, San Ignacio de Loyola y Santo Tomás de Aquino: "Vemos que en la vida de los santos la Eucaristía ha sido algo que te deja absorto, impactado y extasiado, en el amor de Dios en Cristo".

"A medida que pasan los años en nuestra vida, nos damos cuenta de que Dios vale más", dijo monseñor Radrizzani, al tiempo que felicitó a la comunidad de Suipacha por participar de la celebración Eucarística: "En este momento que podríamos estar tomando mate o viendo la novela de la tarde, estamos acá porque es más importante Jesús y nosotros lo amamos: nosotros nos hemos sentido atraídos por él, pero él nos ha atraído a nosotros".

[img]http://www.aica.org/subidas/5584.jpg[/img]

Al concluir, el arzobispo exhortó a la comunidad a dar gracias al Señor por "amarnos tanto", agradeció al párroco por invitarlo a la celebración y a tantos feligreses de la comunidad que trabajaron para que pueda inaugurarse la capilla de adoración. "Todos aquí somos profundísimamente amados por Dios", expresó y rogó al Señor que la nueva capilla, "nos ayude a amar a Jesús tanto como Él nos ama".

Una vez finalizada la misa, los presentes se trasladaron a la entrada de la nueva capilla. El padre Flanagan expresó: "Es una alegría estar a punto de inaugurar esta capilla que será lugar y expresión de fe, no solo para la gente de Suipacha sino para todos los que visiten el pueblo".

[img]http://www.aica.org/subidas/5585.jpg[/img]

Luego, uno de los fieles encargados del proyecto de la capilla, manifestó: "En 2016 comenzó este proyecto de la capilla, como un deseo de los fieles de la comunidad para poder adorar al Señor durante todo el día. Siempre sentimos que el Señor quería este proyecto y lo bendecía".

A continuación, se realizó el corte de cintas, del que participó el intendente de Suipacha, Alejandro Federico. Los fieles ingresaron a la capilla, donde el arzobispo realizó la bendición y expuso el Santísimo Sacramento, para dar comienzo al espacio de oración, que en adelante, permanecerá abierto todos los días, desde las 9 hasta la finalización de la misa vespertina.+