Miércoles 28 de septiembre de 2022

Mons. Quintana invitó a pedirle a San Roque poder tener un corazón solidario

  • 18 de agosto, 2022
  • Cafayate (Salta) (AICA)
El prelado de Cafayate presidió la misa en honor del santo en la parroquia San José (Catamarca), donde llamó a construir "una patria de hermanos, justa, solidaria, amante de los valores del Evangelio"
Doná a AICA.org

El obispo prelado de Cafayate, monseñor Darío Rubén Quintana OAR, presidió la misa y procesión con la imagen de San Roque en el santuario prelaticio perteneciente a la parroquia San José, de la localidad catamarqueña del mismo nombre, donde destacó la figura del santo y su servicio a los demás en tiempos de una peste con similares características a la reciente pandemia del coronavirus.

Tras el acto protocolar encabezado por el intendente local, José Antonio Gómez, el prelado presidió la misa en la que contó la historia de la imagen de San Roque que allí se venera y la propia del santo.

“Este hombre, Roque, siendo joven supo amar a Dios. Dejó todo para seguirlo y en momentos difíciles, como nosotros vivimos en la pandemia, a él también le tocó recorrer y predicar el Reino de Dios con su ejemplo. En medio de una peste, una peste terrible que producía miedo y angustia por sus contagios, Roque no quiso apartarse de la mirada misericordiosa de Dios y salió al encuentro de los más débiles, de los desprotegidos”.

“El Señor nos invita a ser prójimos, a ser solidarios de quien nos necesita. Y eso fue Roque, que buscó a los enfermos”, y recordó: “Roque vivió el final de su vida con sufrimiento. Así se nos aparece en la imagen: con un cayado y el manto propio del peregrino, con el perro fiel al lado y esa capacidad de caminar”.

Monseñor Quintana señaló que los peregrinos llegan a este santuario con piedad y devoción a pedirle a San Roque “trabajo, solidaridad, justicia social, para nuestra Argentina que tanto lo necesita; pero a través del don inigualable e inefable de la paz”.

“Nada podremos obtener sin la paz de los argentinos, sin la misericordia y la compasión, sin la mirada solidaria a quien nos necesita. Todos tenemos algo para dar. Eso fue lo que descubrió Roque en medio de una situación terrible de hambruna, de peste, de desesperación, de contagios y aislamientos obligatorios”, y añadió: “Roque supo ver las palabras del Evangelio. Roque temiendo apartarse del amor de Dios, dio vida y con abundancia”.

“Saquemos lo mejor de nosotros mismos y que aflore en este tiempo de reconstrucción, en este tiempo de volver a la nueva normalidad, un corazón generoso, solidario, trabajador que haga de la Argentina una patria de hermanos, justa, solidaria, amante de los valores del Evangelio”, pidió en el final.

Más información en Facebook Prelatura de Cafayate.+