Viernes 19 de abril de 2024

Mons. Domínguez: "Que siempre les muestre el rostro de Jesús, Buen Pastor"

  • 11 de febrero, 2023
  • San Juan (AICA)
El obispo electo de San Rafael tomará posesión el sábado 25 de marzo a las 18:30. La noticia se dio a conocer este 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, patrona de la diócesis.
Doná a AICA.org

Monseñor Carlos María Domínguez OAR, obispo electo de San Rafael, tomará posesión el sábado 25 de marzo a las 18:30. La noticia se dio a conocer este 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, patrona de la diócesis.

El prelado señaló que aceptó “con ilusión, esperanza y confianza” esta designación, a poco más de un año de que comenzara a caminar con la Iglesia de San Rafael en carácter de administrador apostólico. “Ya conozco a las personas, las realidades y los desafíos”, destacó.

“Es un momento altamente significativo del paso de Dios por la historia de nuestra diócesis y de mi persona”, señaló monseñor Domínguez, invitando a “prepararnos espiritual y catequísticamente para estar a la altura de este acontecimiento”.

La toma de posesión será el sábado 25 de marzo a las 18:30 en la catedral San Rafael Arcángel y el obispo electo invitó “a todos a que me acompañen con su presencia y oración en el comienzo de mi ministerio pastoral como obispo de San Rafael, para que juntos, como Pueblo de Dios, demos gracias a Dios por su presencia en medio de nosotros y para pedir las gracias que necesitamos para nuestra Iglesia diocesana”.

Las leyes canónicas encomiendan al administrador apostólico preparar la recepción del nuevo pastor. Ante la situación extraordinaria que lo encuentra ocupando ese cargo, monseñor Domínguez encomendará a una comisión que se encargue de preparar este acontecimiento para que sea una verdadera fiesta diocesana.

Según disponen las prescripciones, en todas la iglesias y capillas de la diócesis, en las misas del fin de semana del 11 y 12 de febrero, se rezará durante la Oración de los Fieles una prez especial y particular por el nuevo pastor.

“Asimismo dispongo que, en cuanto la comisión prepare una oración por el nuevo obispo, se rece en todas las misas hasta el día de la toma de posesión”, señaló.

“A todos les pido una oración especial por mi persona y mi ministerio para que siempre les muestre el rostro de Jesús, Buen Pastor, y pueda animarlos a vivir en la alegría y en la esperanza. Me encomiendo a la Santísima Madre de Lourdes, a San Rafael, a San José y a San Agustín”, concluyó el obispo electo.

Esta tarde, monseñor Domínguez celebrará a las 20.30 la misa por la fiesta patronal de la diócesis, que comenzará con una procesión a las 19.30 desde la catedral San Rafael Arcángel hasta la Iglesia de Lourdes. La celebración se transmitirá en vivo por el canal de YouTube de la Productora San Gabriel.

Despedida de la Arquidiocesis de San Juan de Cuyo
Monseñor Domínguez dirigió también un mensaje a la feligresía de San Juan de Cuyo, donde actualmente se desempeña como obispo auxiliar.

“San Juan de Cuyo guarda para mí un lugar especialísimo en mi corazón, es ahí donde recibí la ordenación episcopal, donde aprendí a ser obispo y empecé a caminar con ustedes”, expresó agradecido a la feligresía de la arquidiócesis que acompañó desde 2019.

Destacando que “hoy el Señor y la Iglesia me piden otro ministerio",  aclaró que, "sin duda no va a poner ni fin ni límite al afecto que hemos tratado de cultivar en estos tres años de servicio episcopal con ustedes”.

Por eso, invitó a que el 16 de marzo “nos juntemos en la Catedral a las 20 para despedirme con una Eucaristía de la Iglesia de San Juan, pero con un hasta luego, con un hasta pronto, porque nos seguiremos viendo con mucha seguridad”.

Asimismo, animó a que el 25 de marzo en San Rafael lo acompañen en la toma de posesión como nuevo obispo diocesano y pidió “que recen por mí como lo hicieron cuando se enteraron que yo llegaba a la diócesis”.

“Les vuelvo a repetir y a pedir que me acompañen con su oración, con el cariño como lo han hecho siempre”, destacó monseñor Domínguez, y añadió: “Sepan que estarán siempre en mi corazón de pastor, que los llevo con un recuerdo imborrable”.

“He sido feliz en San Juan y ojalá que el Señor nos conceda a todos seguir compartiendo la vida y la fe aunque sea a la distancia”, concluye el obispo.+