Martes 27 de septiembre de 2022

Mons. Colombo: "Que Jesús, nacido en Belén, ayude a fortalecer los vínculos familiares y sociales"

  • 23 de diciembre, 2021
  • Mendoza (AICA)
Fue el pedido que hizo el arzobispo de Mendoza en su saludo de Navidad, en el que también animó a los católicos mendocinos a testimoniar "la fuerza del amor que nos trae el Señor".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, invitó a acercarse al pesebre de Belén para “encontrar al Señor y llenarnos de alegría porque el Padre ha cumplido su promesa de darnos un Salvador”.

“En su pequeño Hijo, Dios nos recuerda nuestra fragilidad y nos invita a estrecharnos en derredor suyo para ser fortalecidos con su amor”, sostuvo en su saludo de Navidad. 

El arzobispo mendocino citó luego un párrafo de la homilía que el papa Francisco predicó en la misa de Nochebuena 2020: “Un niño nos hace sentir amados, pero también nos enseña a amar. Dios nació niño para alentarnos a cuidar de los demás. Su llanto tierno nos hace comprender lo inútiles que son nuestros muchos caprichos, y de esos tenemos tantos. Su amor indefenso, que nos desarma, nos recuerda que el tiempo que tenemos no es para autocompadecernos, sino para consolar las lágrimas de los que sufren. Dios viene a habitar entre nosotros, pobre y necesitado, para decirnos que sirviendo a los pobres lo amaremos… Eres tú, Jesús, el Hijo que me hace hijo. Me amas como soy, no como yo me creo que soy; yo lo sé. Al abrazarte, Niño del pesebre, abrazo de nuevo mi vida. Acogiéndote, Pan de vida, también yo quiero entregar mi vida. Tú que me salvas, enséñame a servir. Tú que no me dejas solo, ayúdame a consolar a tus hermanos, porque —Tú sabes— desde esta noche todos son mis hermanos”.

“Que Jesús, nacido en Belén, nos ayude a fortalecer nuestros vínculos familiares y sociales. Que nuestras comunidades parroquiales, nuestras instituciones y movimientos sean instrumentos al servicio de la fraternidad concreta de hombres y pueblos”, pidió.

“Que cada uno de nosotros, miembros de esta Iglesia mendocina, testimoniemos la fuerza del amor que nos trae el Señor”, agregó.

Por último, monseñor Colombo encomendó a la comunidad arquidiocesana a “la maternal protección de la Virgen del Rosario” y les tributó un abrazo e impartió la bendición “en Jesús, el niño de Belén”.+