Jueves 28 de octubre de 2021

Mons. Colombo marcó los desafíos de testimoniar a Cristo

  • 13 de abril, 2021
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza destacó el modo de vida de la primera comunidad cristiana donde "la comunión espiritual y celebrativa se traducía en una generosidad sin límites para sostenerse".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa de vísperas del Domingo de la Misericordia, en la parroquia San Vicente Ferrer, de la localidad mendocina de Godoy Cruz, donde recordó que una vez más se celebra la alegría de la Pascua y el encuentro con el Resucitado: el Señor Jesús.

“En la primera lectura, pudimos escuchar con nitidez la experiencia de la primera comunidad cristiana que vivía íntegramente los desafíos de testimoniar a Cristo con una admirable unidad de vida, donde la comunión espiritual y celebrativa se traducía en una generosidad sin límites para sostenerse ante las inclemencias de la vida misma”, explicó.

El arzobispo mendocino precisó que en el Evangelio donde el Señor invita a “reflexionar sobre la Pascua, cuando se nos narra su encuentro con la comunidad apostólica, excepto con Tomás que no estaba”.

“Jesús les trasmite la importante misión de perdonar en su nombre y les comunica su paz”, señaló, y detalló: “Tomás, el ausente, tendrá en relación con sus compañeros una desventaja que las traducirá en el rechazo a la alegría que ellos le comparten: no les cree a sus compañeros de vida y misión, no le cree a Dios”.

“Jesucristo le concederá una oportunidad de reconocerlo, de descubrir en las heridas y los signos físicos de su cuerpo resucitado, al Crucificado que ha vencido a la muerte. ‘¡Señor mío y Dios mío!’ será su respuesta, nítida profesión de fe ante su Dios”, añadió.

Monseñor Colombo expresó: "Muy feliz Domingo de la Misericordia. Invitados a creer, seamos capaces, más que Tomás, de poner en Dios todos los signos de esperanza y animarnos a no ponerle ninguna condición. Qué Él sea el que anime nuestro andar cotidiano y nos regale la serena confianza de quienes se saben perdonados siempre".+